Ir al contenido

Deporte | Lunes 12 • Septiembre • 2016

Grito olimareño

Cuando parecía que el duelo vecinal entre Danubio y Villa Española iba a finalizar en empate, un preciso zurdazo del delantero Gonzalo Barreto, cuando ya corría tiempo de descuento, posibilitó el segundo triunfo franjeado en el torneo.

El 1-0 premió el afán de los dirigidos por Leonardo Ramos, que dentro de un trámite general opaco, fueron los que hicieron más por llevarse los puntos en juego. Para Villa Española, por su parte, la agónica caída marcó su tercera derrota al hilo en el torneo, lo que lo mantiene solo en el último lugar.