Ir al contenido

Internacional | Jueves 22 • Septiembre • 2016

Mauricio Macri, en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Foto: Timothy A Clary, AFP

Macri dijo que habló con la primera ministra británica sobre la soberanía de las islas Malvinas y Reino Unido lo negó

El presidente argentino, Mauricio Macri, aseguró que la primera ministra británica, Theresa May, accedió a iniciar el diálogo sobre la soberanía de las islas Malvinas en una charla “informal” que mantuvieron en el marco de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Las declaraciones del mandatario fueron relativizadas enseguida por su canciller, Susana Malcorra, y desmentidas por Reino Unido al día siguiente.

“Nos cruzamos con la primera ministra británica [Theresa May] y le dije que estoy listo para comenzar un diálogo abierto que incluya, por supuesto, el tema soberanía sobre las islas Malvinas”, dijo Macri el martes, desde Nueva York, al finalizar la primera jornada de la Asamblea General de la ONU. De acuerdo con el presidente, aunque sólo hablaron “un minuto” y fue “algo muy informal”, May le respondió “que sí, que habría que comenzar a conversar”.

Ayer, a primera hora de la mañana, Macri ratificó que la primera ministra británica aceptó incluir el reclamo por la soberanía de las islas Malvinas en un diálogo abierto que mantienen los dos países sobre otros temas, aunque intentó bajarle el tono al insistir en que no se trató de un “encuentro oficial”.

“Hay que manejar la ansiedad, porque este tipo de cosas, en la vida diplomática, llevan mucho tiempo. Pero lo que queremos es que se arranque a conversar dentro del marco de una relación madura e inteligente”, dijo Macri en una entrevista con la emisora argentina Radio Latina. Después reiteró lo que había dicho el día anterior: que May se le acercó en el almuerzo, lo saludó, y él le dijo que “esperaba que en el futuro” pudieran “sentarse a dialogar” sobre todos los temas, “incluyendo la soberanía”. Ella respondió que “le parecía razonable”, dijo Macri.

Unos minutos después, entrevistada por otra radio, la canciller Malcorra aseguró que May mostró una “reacción positiva de cortesía”, pero que ella no creía que la primera ministra haya dicho “sí, suscribo que agendemos esto y que la soberanía sea el primer tema”. Malcorra agregó: “Por supuesto, la primera ministra dijo que se encontrarían, pero no es que se habló de una hoja de ruta, o dónde van a ser los próximos pasos, que este tema esté cerrado y arreglado y avanzado”.

Cerca del mediodía, la versión de Macri sobre el contenido de su charla con May fue negada por funcionarios de Reino Unido. “Nunca se habló del tema de la soberanía de las islas Malvinas en la breve reunión informal que May y Macri mantuvieron en Nueva York, por lo que no pudo haber existido una expresión de Reino Unido en ese sentido”, dijo al diario argentino La Nación una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores británico.

El intercambio de declaraciones ocurrió una semana después de que la cancillería argentina y Reino Unido emitieran un comunicado conjunto -durante la visita a Buenos Aires del ministro de Estado británico para Europa y América, Alan Duncan- en el que ambos países se comprometieron a “estrechar aun más” sus vínculos bilaterales y a establecer un “diálogo” para “mejorar la cooperación” en todos los asuntos “de interés recíproco” del Atlántico Sur, donde se ubican las Malvinas, aunque sin mencionar nada sobre el reclamo de soberanía por parte de Argentina. Esta omisión generó rechazo en la oposición y en algunos sectores del oficialismo.

La ex presidenta argentina Cristina Fernández dijo ayer en Facebook que el comunicado “invoca una agenda ‘omnicomprensiva, multidimensional y multisectorial’”, sobre todo en cuestiones comerciales, pero “omite la defensa de la soberanía de Argentina en Malvinas”, que, según dijo, “no es una causa argentina”, sino “una causa regional, global, de todos quienes rechazamos la existencia de un enclave colonial al sur de nuestro continente”.