Ir al contenido

Humor | Viernes 02 • Septiembre • 2016

EL FARO del Final del Mundo

María Julia Muñoz no hablará sobre renuncia del presidente del SODRE: “No se me ocurren insultos relacionados con la cultura”

La ministra reconoció que su total desconocimiento sobre temas culturales le dificulta la posibilidad de “insultar a este hombre como es debido”.

El presidente del SODRE, Jorge Orrico, renunció a su cargo a pedido de la ministra de Educación y Cultura (MEC), María Julia Muñoz. La jerarca explicó ayer, durante una entrevista televisiva: “Me costó mucho tomar la decisión, porque nuestro ministerio tradicionalmente no se mete en cuestiones relacionadas con la cultura; el área que le incumbe exclusivamente y donde debe aplicar todas sus capacidades ejecutivas es la educación”. Un funcionario del MEC reconoció que en las próximas horas Muñoz saldrá a desdecirse, ya que “no entendió nada, el área donde no se debe meter es la educación. Seguramente la mayoría de los problemas que tiene se deban a esto”. La ministra ya anunció que no habrá declaraciones sobre el tema. “Me gustaría insultar a este hombre como es debido, pero no se me ocurren insultos relacionados con la cultura. Pensé en decirle que era un gestor cultural de tercer año de algo, pero la verdad es que no tengo mucha idea de cómo funciona eso. Sobre el mundo de la cultura en general no entiendo mucho. De hecho, cuando el presidente Tabaré Vázquez me propuso ocupar el ministerio, yo pensé que era sólo de educación. Recién cuando tuve que firmar el primer documento oficial me di cuenta de que también estábamos metidos en temas culturales, tipo Beethoven, Figari, El lago de los cisnes, Britney Spears y todas esas cosas”. El funcionario consultado reconoció que Muñoz “les pidió a algunos de sus asesores que redactaran algún comentario descalificador y fuera de lugar, pero cuando empezaron a tirarle posible temas se durmió”. Una fuente del SODRE confesó que el hecho de que la ministra “no tenga ni la más mínima noción sobre temas culturales” presenta sus aspectos positivos, por ejemplo, que no esté al tanto de que en el codirector del ballet del SODRE sea Julio Bocca, un bailarín de fama mundial. “Si se enterara de que en el MEC hay una figura que tiene tanta presencia en los medios, seguro que empezaría a tener problemas de relacionamiento y lo terminaría echando”.