La muerte de Feldman y la imposibilidad de aclarar sus intenciones aguzan la imaginación de los dirigentes políticos en tiempos de campaña. Búsqueda publicó ayer un monólogo de Jorge Batlle que el semanario calificó como “declaración”, en el que el ex presidente colorado lanzó una serie de preguntas mezcladas con afirmaciones. Por ejemplo, sostuvo que Feldman “tenía conexión” desde hace dos años con Marenales y aseguró que las armas incautadas fueron el doble de las declaradas. “¿Por qué el silencio del gobierno y por qué el silencio de los candidatos del gobierno, cuando ellos tienen que pensar que la sospecha principal es contra ellos?”, pregunta Batlle y reproduce Búsqueda.

Cronología del terror

La aparición de denuncias en Búsqueda contra integrantes del Espacio 609 en general y contra los tupamaros en particular, que luego terminan archivadas penalmente o sin llegar a sustanciarse, comenzaron casi al inicio de este período de gobierno, y van desde el “caso Nicolini”, pasando por la valija de Antonini Wilson, los libros exportados a Venezuela, y más recientemente las espías a Lacalle y las armas de Feldman. Breve cronología de estos últimos hechos, y las reacciones de la contraparte. S>1/10/09 - Penadés a Búsqueda. “Tenemos la firme sospecha de que lamentablemente hay sectores políticos del oficialismo que no han renunciado a las prácticas que tuvieron en el pasado, en cuanto a espionaje o seguimiento de personas con objetivos electorales”. S>30/10/09 -Fernández Huidobro en El País. “Los Herreristas no pueden hablar de espionaje, cuando en el gobierno de Lacalle pusieron micrófonos a un general y fue un escándalo mayúsculo la utilización de esos artefactos” y se refirió a Penadés como un “gusano”. S>31/10/09 - Mujica en Las Piedras. “Que no se vengan a dar lecciones de democracia por parte de quienes están llenos de golpistas disfrazados que ocuparon cargos en la dictadura”. S>05/11/09 - Lacalle a Clarín digital. “Tengo sospechas fundadas, pero por el momento no puedo ir más hondo (...) porque pensamos que es un episodio de una gravedad mucho mayor de la que parece, si se tiene en cuenta el poder de fuego de las armas encontradas y algunos puntos de cómo se tramitó el episodio. Lo que sospecho o creo por ahora no puedo decirlo, pero es un hecho que tiene carácter de terrorismo”. S>Borsari a la diaria. “Podían ir al exterior, para el narcotráfico, o para el terrorismo, o podían ir para el interior del país, para su uso con fines políticos. Ésta es una posible vía de interpretación que estamos analizando”. S>Mujica a Canal 4. “Voy a ver si le mando una cajita de viagra para que se entretenga en cosas más útiles”; “sería bueno que el psiquiatra lo viera”; “a Batlle no se le puede creer ni la sombra”.

Sus comentarios motivaron la citación del juez de la causa, Jorge Díaz. Batlle concurrió al juzgado pero no aportó ningún elemento probatorio; se limitó a expresarle sus dudas al juez. A la salida, dijo a la prensa que se trata “de un hecho político enormemente grave”. “Yo emplazo a las fuerzas políticas de este país, al señor Marenales y al señor Mujica, a que digan, para la tranquilidad del país, que ellos no tienen absolutamente nada que ver con eso y que no están por los fierros sino por los votos”, manifestó, y se fue sin aceptar preguntas de la prensa.

El diputado nacionalista Gustavo Borsari (Herrerismo) había dicho a la diaria ayer que su partido manejaba la hipótesis de que las armas tenían “fines políticos”. Su candidato, Luis Alberto Lacalle, hizo afirmaciones similares en diálogo con el diario argentino Clarín, aunque luego las relativizó en conferencias de prensa en Treinta y Tres. En primera instancia aseguró que tenía “sospechas fundadas” de que se trata de un hecho con “connotaciones políticas” y “que tiene carácter de terrorismo”, y rechazó que las armas tuvieran como destino el narcotráfico. “Los brasileños compran en otro mercado y además compran armamentos más nuevos”, opinó. Unas horas más tarde, aclaró que sólo tenía sospechas y recomendó esperar a que “el tema se dirima en el ámbito judicial”.

Enchastres

Mujica se refirió al tema ayer al mediodía, en su audición diaria de M24. Calificó a los ex presidentes Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle de “cadáveres políticos que no se resignan” y los responsabilizó de ser “fundidores del país y de su partido”. Puso en alerta a los militantes frenteamplistas porque los días que faltan para las elecciones del 29 de noviembre serán “cada vez más negros desde el punto de vista informativo” y llegó la “hora del enchastre” desde la oposición.

“Se resucitan todos los cadáveres. Cadáveres políticos que se enganchan en esta ola de cruzadas, que establecen hipótesis y ahora han descubierto en nombre de la colectividad judía que el presunto negociante de armas se transforma en una pieza aterradora de las tenebrosas elucubraciones de la izquierda”, manifestó el presidenciable.

En tanto, para el diputado Esteban Pérez (MPP) esto es un “síntoma de la chochez” de Batlle, que tuvo una actitud “muy infantil”, ya que ni siquiera tuvo en cuenta que “no tiene fueros”. “Si hace esas afirmaciones debería tener pruebas, porque si no es una difamación pública”, evaluó Pérez, y luego agregó: “Los antecedentes que tenemos son que Feldman era un jodedor viejo. Que en la época de Batlle jodió a más de uno con el tema de las SAFI vinculadas a la forestación”.

El senador Eleuterio Fernández Huidobro (CAP-L) piensa que esta “chanchada” de Batlle demuestra la “falta de escrúpulos” a la que lleva la “desesperación”. “Ni siquiera tienen en cuenta que hay un policía muerto y tres heridos. Es tan ruin lo que hacen... es un aprovechamiento demasiado oportunista. El tema es que estas cosas, a pesar de que luego son desmentidas, siempre algo dejan”, afirmó el ex militante del MLN. El abogado de Marenales, Homero Guerrero, anunció a la diaria que hoy por la mañana presentará un escrito en el juzgado en el que informa que el líder tupamaro, en caso de que el magistrado lo entienda pertinente, está a la orden para evacuar las sospechas que puedan surgir a partir de los comentarios del dirigente colorado, al tiempo de solicitar que se practique una pericia psiquiátrica a Batlle.