Todos los diputados del Frente Amplio (FA), y algunos del Partido Nacional (PN) y del Partido Colorado (PC) dieron media sanción ayer al proyecto de ley que apunta a la patente única y aumenta el subsidio por el alumbrado público a los gobiernos departamentales. La mayoría de los legisladores de la oposición fueron críticos con el proyecto -aunque algunos lo votaron- y manifestaron su expectativa en que el texto sea modificado en el Senado. La votación en general fue de 65 en 90 presentes en sala, y anoche los diputados discutían si eso significaba el apoyo del 70% al que aspiraba el presidente José Mujica.

El oficialismo destacó que el entendimiento entre los 19 intendentes y el Poder Ejecutivo era una oportunidad "histórica" para solucionar la guerra de las patentes y enfatizó que el gobierno nacional invertirá recursos para concretar el acuerdo. La oposición reiteró el argumento de la constitucionalidad: señalaron que el texto viola las autonomías departamentales al derivar la facultad de fijar el valor de la patente de rodados en manos de una comisión integrada por el Congreso de Intendentes, el Ministerio de Economía y Finanzas y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, que asesorará al Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (Sucive).

Paisito

Fue llamativo en la sesión ver al diputado Abel Duarte, conocido conductor del programa radial Musicalísimo, y que asumía por primera vez. Duarte es el cuarto suplente del diputado Guillermo Facello, que asumió como titular tras la renuncia de Óscar Magurno. El conductor radial se mostró emocionado: "Quizá ustedes están muy acostumbrados, pero quiero que se pongan en mi corazón, en la primera vez que ustedes estuvieron aquí", dijo. Agregó que concurría al Parlamento como "comunicador" y que estaba "muy orgulloso de ser uruguayo". "Es muy difícil que alguien de una familia muy humilde llegue a un estrado como éste, para mí, el palacio cultural de la democracia", manifestó.

Entre los colorados, Vamos Uruguay (VU) dejó en libertad de acción a los diputados y Propuesta Batllista apoyó el proyecto para respaldar a los intendentes; el PN, aunque quiso llegar a una posición común, no resolvió postura alguna; el Partido Independiente, por su parte, votó en contra. El diputado por Paysandú Walter Verri (VU) explicó que las fisuras internas se producen porque el tema "tiene tantas interpretaciones como conveniencias políticas genera en el departamento", porque "hay departamentos donde a los diputados les sirve votar este acuerdo, y a otros no", en función de cómo varíe la patente en cada lugar. Verri reconoció que el presidente Mujica al involucrarse en este tema "ha tratado de encontrar una solución", y aunque dijo que la salida "no es buena" y "va a durar poco", contiene elementos positivos como la solución al endeudamiento de las intendencias con UTE. "Si no aceptamos una cosa no deberíamos aceptar nada", aseguró, diferenciándose del miembro informante de su partido, Fitzgerald Cantero (VU), quien anunció su voto en contra de los artículos vinculados a la patente, pero a favor de los que aumentan el subsidio del alumbrado.

El miembro informante por el FA, José Bayardi, destacó que el gobierno "decidió meterse en la guerra" para hallar una solución "que no podían encontrar los intendentes". Respecto a las críticas por las sanciones que se impondrá a las intendencias que incumplan, Bayardi aseguró: "El que pone la plata fija las condiciones del acuerdo. Eso está en la tapa del libro".

La bancada de Unidad Nacional votó mayoritariamente en contra, pero el ex intendente de Durazno Carmelo Vidalín apoyó la iniciativa. Pese a esto, cuestionó la solución porque va a "cubanizar el parque automotor", al permitir que los vehículos anteriores a 1975 no paguen patente si cuentan con la aprobación técnica para circular. Además, criticó la actitud de los intendentes que apoyaron el acuerdo: "Lamento que se hayan subido a este carro simplemente, como la liebre, porque se vio posibilidades de pago".

En Alianza Nacional, el sector liderado por Jorge Larrañaga, la mayoría votó el proyecto con "esperanzas" de que se modifique en el Senado, pero la postura no fue unánime. Por ejemplo, Pedro Saravia, diputado por Cerro Largo, dijo "no creer más" en los posibles ajustes en la cámara alta. "Lo mismo se nos dijo con respecto a los temas de minoridad, así que no debo hacer fe en que en el Senado pueda solucionar los problemas jurídicos del proyecto", se quejó.