La Cámara de Diputados dio media sanción ayer al proyecto de ley por el cual se exonera de multas a quienes no votaron en las elecciones de los representantes sociales en el directorio del Banco de Previsión Social (BPS) el 27 de marzo. El plazo para pagar la multa ante la Corte Electoral vence mañana, por lo que en el proyecto se estableció que la corte deberá devolver el dinero de la multa a quienes ya la pagaron.

Se mantiene

Ayer también se dio sanción definitiva a la prórroga de la Ley de Emergencia Sanitaria, por un plazo de cuatro meses. "Hay lugares, especialmente en el interior, donde no se ha resuelto toda la lista de espera, y tenemos dificultades aún para cubrir las guardias de anestesia", justificó el diputado frenteamplista Álvaro Vega. El legislador dijo además que en este tiempo se está negociando "a largo plazo para acordar un salario que cubra las guardias". La ley permitió a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) formar unidades clínicas asociadas para concretar las miles de operaciones atrasadas, y otorgó 200 millones de pesos, de los cuales, hasta el momento, se utilizaron 99 millones, dijo Vega. El 40% de lo gastado se invirtió en materiales para equipar las salas, agregó. Ningún diputado de la oposición acompañó la prórroga. "Nos preocupa que éste sea un tema estructural, que no se puede solucionar mediante una emergencia. Faltó gerenciamiento", opinó el diputado blanco Antonio Chiesa, que manifestó que la ley significa "la política de la zanahoria y el garrote. Garrote porque si los especialistas no cumplían podían ser obligados a hacer 20% de sus horas en el sector público, y de la zanahoria porque con la emergencia cobran casi 700 pesos la hora cuando en las condiciones habituales cobran 250".

El diputado colorado Fernando Amado (Vamos Uruguay) presentó el proyecto el 30 de marzo para que no se sancionara a quienes no votaron en las elecciones, porque consideró que hubo mucha gente "que hizo todo el esfuerzo para ir a votar, pero como estaban mal los padrones -no se diferenciaba bien los de orden activos de los de pasivos- hubo muchos que no pudieron votar". El legislador se quejó por la demora de la discusión del proyecto de ley, que generó que recién tuviera media sanción a dos días de que venza el plazo para pagar la multa.

El proyecto fue aprobado por mayoría (62 en 66), pero hubo cuatro legisladores del Partido Nacional que no lo apoyaron. "Alguien tiene que representar a los nabos de siempre, que son todos los que fueron a votar porque era obligatorio", dijo, por ejemplo, Jorge Gandini, uno de esos cuatro. "No me parece correcto que se cambien las reglas del juego, que pueden estar mal, pero así fueron difundidas", agregó.

"Hay gente que fue y votó que puede estar molesta, pero uno le pide que entienda que hubo una cantidad de gente como ellos que fueron e hicieron el esfuerzo pero que por errores en los padrones no pudieron votar. Los que fueron y votaron pueden ser los nabos de siempre, pero si recargamos a la gente que hizo lo mismo pero no pudo votar porque el Estado estuvo omiso, entonces éstos serían los nabos de siempre al cuadrado", graficó Amado. "Si la elección hubiera estado bien organizada este proyecto no lo planteo nunca", reafirmó el diputado. Las multas eran de una Unidad Reajustable (511 pesos) para activos y pasivos, y de una a cien para las empresas.

Votar o no

Pero durante la discusión de este proyecto se coló el debate sobre la obligatoriedad de las elecciones del BPS. "Hay un consenso entre los partidos políticos para trabajar sobre el tema antes de estar cerca de las próximas elecciones", explicó Amado. El diputado Iván Posada (Partido Independiente) presentó un proyecto de ley que propone que no sean obligatorias, pero todavía no se puso en discusión.

"Para mí no deberían ser obligatorias, no sólo en caso de que haya una lista única, sino en general, y también habría que hablar de las elecciones universitarias", consideró el legislador colorado. Según Amado, en las elecciones nacionales la gran mayoría de los uruguayos "toma partido desde el punto de vista electoral, no sólo por obligación, sino porque en Uruguay el grado de politización es alto".

Pero para el colorado la situación cambia en las elecciones del BPS o en las universitarias: "En el caso de las universitarias basta con haber pasado por la Universidad para saber que la mayoría votábamos por obligación, y en el caso del BPS me parece que es absolutamente notoria esta situación". Para Amado: "No tiene sentido obligar a la gente a que vaya a votar sabiendo que realmente no le interesa y que va para evitar el pago de la multa". Gandini tampoco está de acuerdo en este caso. "Si la gente va a elegir, entonces que elijan todos, no estoy de acuerdo en dejarle la soberanía a la militancia, y menos a los aparatos. Si no, designemos a los directores directamente quienes fuimos electos por la gente", opinó.