La idea comenzó a manejarse en el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) hace dos años, bajo la premisa de que era necesario expresar cuál es la mirada “crítica y estratégica” de esa organización política.

Dos 
para Cejas

-¿Qué connotaciones tiene que el MLN-T reedite Mate Amargo justamente durante un gobierno de Mujica? -Para nosotros Mujica es el mejor presidente que ha tenido Uruguay, por lo que simboliza y por su historia. Para el MLN-T todo eso es innegable. Es verdad que puede tener connotaciones, pero no nos interesa seguirle el pulso al funcionamiento diario del gobierno. Sí queremos reflejar una perspectiva de la izquierda que apuesta a la transformación de la sociedad y que entiende que el capitalismo no es la salida. Y que en esta coyuntura tenemos una correlación de fuerzas que habilita hasta el progresismo y la construcción de condiciones materiales para que los uruguayos vivan mejor. Pero apostamos a pasar a otra etapa, sabiendo que es un proceso de años. Un cambio de sistema lleva siglos, lo enseña la historia de la humanidad. -¿Cómo se paran editorialmente frente al gobierno? -No queremos entrar en las minucias de qué dijo Pepe o qué no dijo. Desde el punto de vista estratégico, uno de los mejores discursos recientes de Pepe fue el de Cartagena, y nadie lo levantó, más allá de lo que dijo sobre Argentina. Para el MLN-T, hoy la herramienta para apoyar el accionar del gobierno es el MPP, ése es su rol y para eso fue creado. El MLN-T, por sus concepciones, está más abocado a la perspectiva estratégica y en eso intentaremos contribuir. Mate Amargo no va a entrar en un abordaje exhaustivo del rumbo del gobierno. Mujica ya tiene los problemas de la gestión, no le vamos a generar otros.

En esta etapa, Mate Amargo estará a cargo de jóvenes militantes del MLN-T, será un mensuario en formato digital; para reflejar esa elección se han elaborado materiales promocionales que dicen Mate @margo.

El nombre del sitio de internet, los columnistas y las secciones del medio se presentarán con más detalles el 27 de abril, en un acto que realizará el MLN-T en su sede de Tristán Narvaja. El primer número estará dedicado al tema “Fuerzas de izquierda en América Latina y en Uruguay”. Camilo Cejas, uno de los responsables de Mate Amargo, considera que esa elección grafica, en cierta forma, cuál será la línea editorial del mensuario. “Podíamos centrarnos en la campaña del Frente Amplio para el 27 de mayo, pero optamos por los desafíos políticos de la izquierda, en un sentido más amplio”, explicó.

Cejas subraya que el MLN-T 
pretende avanzar en una visión crítica de lo que acontece hoy en Uruguay, desde el punto de vista político, social y económico, sin que eso implique “una estrategia de recostarse a Tristán Narvaja” o alejarse políticamente “del mujiquismo”. “Muchos estamos en el MPP, yo estoy en la dirección nacional. Quiero decir, no hacemos esto para pararnos críticamente frente al gobierno. Tener una visión crítica de la realidad es parte de la esencia del MLN-T, pero queremos debate y reflexión, no una disputa diaria”, argumentó.

En esta nueva etapa de Mate Amargo la mayoría son jóvenes. Cejas comentó que el MLN-T siempre tuvo jóvenes en cargos importantes, y puso como ejemplo que hoy en el Parlamento están los diputados Alejandro Sánchez, Sebastián Sabini y Daniel Caggiani. “La organización no hace un discurso con eso, pero trabaja con ellos, en algunos casos desde las ocupaciones de los liceos en 1996”, señaló.

Hacer más que hablar. Eso, según Cejas, es parte de una concepción histórica del MLN-T, y todavía se mantiene, aunque también implica riesgos. “Cuando se habla del MLN-T muchos confunden secretismo con silencio. El MLN no es secretista, trabaja en silencio y prefiere la acción a los discursos”, resumió. De hecho, la organización realiza apenas dos actos públicos al año, ambos en la sede de Tristán Narvaja: uno el 27 de abril por el aniversario de la muerte de Raúl Sendic y otro el 8 de octubre para conmemorar la toma de Pando y el fallecimiento de Ernesto Che Guevara. “Pero cualquiera puede ir a la sede, cuando quiera. El problema es que todo lo vinculado al MLN-T se termina convirtiendo en un producto mediático”, resumió.

En ese sentido, Cejas aclaró que los tupamaros, al igual que otros “espacios de la sociedad”, tienen discusiones internas que no se divulgan. “Lo curioso es que a nosotros se nos pida insistentemente que desnudemos todas nuestras discusiones. El País no divulga públicamente cómo discute en su interna la línea editorial, a pesar de que hoy el poder fáctico y la capacidad de incidencia de El País es ampliamente superior a la del MLN-T”, concluyó.