Ir al contenido

Internacional | Lunes 03 • Abril • 2017

Contracíclico

“Resultados oficiales CNE [Consejo Nacional Electoral]: más de dos puntos de diferencia ¡Lenín presidente! El fraude moral de la derecha no quedará en la impunidad. Gran noticia para la Patria Grande: la revolución volvió a triunfar en Ecuador. La derecha derrotada, pese a sus millones y su prensa”. Con esas palabras celebró el presidente de Ecuador, Rafael Correa, los resultados de las elecciones del domingo brindados por el CNE cuando iban escrutados 94,32% de los votos, que daban la victoria al candidato oficialista, Lenín Moreno, con 51,07% de los votos ante el 48,93% obtenido por el opositor Guillermo Lasso. Las palabras de Correa mantienen el espíritu de lo que fue una campaña con muchas acusaciones cruzadas. Mientras la oposición decía que el oficialismo intentaba ocultar a corruptos en sus filas, el gobierno acusaba a sus opositores de mentir y a Lasso de enriquecerse de forma ilegal. La discusión incluso fue sobre los medios de comunicación: la oposición acusó al diario estatal El Telégrafo de hacer un linchamiento mediático de Lasso, y el oficialismo, a los medios privados de ocultar información de interés público que podía dañar la candidatura del opositor.

Moreno pudo mantenerse bastante al margen de la campaña sucia. En parte porque las acusaciones de la oposición estaban dirigidas al gobierno y no a su persona, pero también porque jerarcas del gobierno y el verborrágico Jorge Glas, su compañero de fórmula, se irguieron como los defensores de su campaña. Eso no fue así del otro lado. Lasso también estuvo acompañado de referentes políticos que acompañaron sus acusaciones, pero su presencia fue mucho menor. Además, sufrió el abandono de los ex candidatos opositores que quedaron afuera en la primera vuelta y, aunque manifestaron su respaldo para el balotaje, no participaron activamente en la campaña.

Esto no amedrentó del todo la candidatura de Lasso, ya que las encuestas auguraban un resultado apretado, como lo fue, incluso ayer: uno de los dos sondeos a boca de urna, el de la consultora Cedatos -cuyo resultado fue certero en la primera vuelta-, lo daba como ganador por un pequeño margen de votos: 53% a 47%. Lasso celebró la publicación de esos datos mientras Moreno festejaba los de la otra encuesta a boca de urna, la de Perfiles de Opinión, que le daba la victoria con 52% frente a 48% de Lasso.

Al cierre de esta edición un grupo de militantes del movimiento Creando Oportunidades, al que pertenece Lasso, se mantenía en vigilia en el CNE para que “se respete la voluntad popular”, esperando que los resultados finales dieran la victoria a su candidato. Mediante Twitter, el propio Lasso pidió a sus seguidores que defiendan sus votos con firmeza: “No caigamos en provocaciones, actuemos en democracia y con respeto a las autoridades, pero firmes para defender la voluntad del pueblo”, escribió.


Etiquetas