En 1994, el mexicano Mario Bellatín publicó Salón de belleza, una novela breve, extraña, que de a poco fue recogiendo adhesiones críticas no sólo en su país, sino también en el resto del continente. El narrador de la historia es un ex combatiente fascista y travestido que transforma un salón de belleza en un acuario, que luego resulta un lugar de reunión para hombres trastornados que buscan morir.

Foto del artículo ''

Las correspondencias indefinidas: el VIH, la transgresión moral, los ritos burocráticos. Llevada al teatro inicialmente, circulaba desde hacía unos años el rumor de que Bellatín estaba escribiendo su adaptación para el cine. Sin embargo, lo que apareció en 2017 fue una “edición definitiva” o, como la llama el autor, “actualizada”, con un “delicado ejercicio de equilibrista donde la meta puede ser entendida como escribir nuevamente para que la escritura original se mantenga intacta”.

Ahora, editada por Alfaguara (Penguin Random House, $ 430), Salón de belleza se suma a las obras de Bellatín –estrella de la Feria Internacional del Libro de Montevideo en 2012– que pueden conseguirse en Uruguay, donde sellos como HUM (Una diversión extranjera), La Propia Cartonera (Canon perpetuo) y Criatura Editora (El perro de Fogwill, El libro uruguayo de los muertos) ya han apostado por ediciones locales.