Con el respaldo expreso de Estados Unidos, Colombia y otros estados, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció ayer que aspira a ser reelecto para desempeñarse en el cargo que actualmente ocupa. El diplomático escribió en su cuenta de Twitter que los embajadores de las dos naciones mencionadas le transmitieron que “un conjunto de países” apoyan su reelección, y que él decidió “aceptar dicha responsabilidad”.

Almagro, que asumió su cargo en mayo de 2015, dijo en varias oportunidades que no buscaría renovar su mandato. En junio de este año, en una entrevista con El País de Madrid, había explicado sus motivos: “Yo renuncié a la reelección, durante mi campaña y el día que asumí el cargo. Para mí, el único punto de la Carta de la OEA que deberíamos reformar es el de la reelección del secretario general: es un cargo que no puede ser reelecto y es lo que defiendo en la política”.

Luego de las declaraciones de Almagro a favor de una intervención militar en Venezuela, el presidente Tabaré Vázquez dijo en un acto de la empresa CUTCSA que esos dichos eran “coherentes” con todo el accionar del uruguayo durante su mandato y adelantó que “si hubiera un planteo de reelección, el gobierno uruguayo no lo va a apoyar”. Sin embargo, esa decisión será tomada por el gobierno que asuma el 1º de marzo de 2020.

En paralelo, el Frente Amplio (FA) deberá resolver en el próximo Plenario Nacional, el 15 de este mes, qué postura tomará en relación con el informe del Tribunal de Conducta Política (TCP) sobre Almagro. En ese dictamen, el organismo concluyó que las declaraciones del diplomático sobre Venezuela “pueden considerarse la violación más flagrante” de los “principios” del FA.

El ex presidente José Mujica dijo ayer a Búsqueda que se sentía “arrepentido” de haber impulsado a Almagro, que fue canciller de su gobierno, como secretario de la OEA, y aseguró que llegó al cargo porque él lo promovió “con mucha fuerza” y trabajó “mucho” para que eso ocurriera. “El tiempo me mostró que fue un grave error, del cual me arrepiento profundamente”, acotó Mujica. Según dijo al semanario, también está a favor de que el Plenario Nacional, al tratar el dictamen del TCP, resuelva “expulsarlo del Frente Amplio”.

Luis Almagro. (archivo, noviembre de 2010)
Luis Almagro. (archivo, noviembre de 2010)

En la misma línea, el diputado Gerardo Núñez, del Partido Comunista, dijo a la diaria que comparte “totalmente” la sanción que propone Mujica para el caso de Almagro. Según Núñez, existen argumentos “más que suficientes” para que una persona que tiene un accionar de ese tipo “no integre nuestra fuerza política, que siempre ha promovido la paz, la no intervención de los pueblos y la defensa de la democracia”. Por el contrario, “Almagro está en la vereda de enfrente en cuanto a los principios básicos del Frente”, señaló.

Si bien, como ya se dijo, será el próximo Poder Ejecutivo el que decida si apoya una eventual reelección de Almagro, Núñez señaló que todos los estados que integran la OEA deberán elegir a un secretario general que articule los “matices” y no uno que “profundice las diferencias”, promoviendo “actitudes injerencistas, invasiones y guerras”. Más allá del color del gobierno, Uruguay tiene que impulsar a un secretario que “promueva la paz”, concluyó.

La diputada Bettiana Díaz, del Movimiento de Participación Popular, resaltó que su sector ha cuestionado públicamente las declaraciones de Almagro sobre Venezuela y agregó que está de acuerdo con Vázquez en que no corresponde respaldar su reelección. Además, planteó que al FA le ha “costado mucho” asumir que el ex canciller no ocupa “un cargo político partidario” sino uno en el que “está representando al país”.

Por su parte, el diputado Alfredo Asti, de Asamblea Uruguay, explicó que más allá del respaldo que le dé o no Uruguay, todo depende de los apoyos que logre Almagro de otros países. “La OEA es una organización en la que Estados Unidos tiene un peso muy importante. Aunque su gestión es muy criticada por muchos, también es alabada por otros”, dijo. Sobre la posibilidad de que el FA resuelva expulsarlo, Asti señaló que eso se terminará de definir en el Plenario, aunque precisó, de todos modos, que el TCP fue “muy claro” al decir que sus declaraciones “violan” los principios básicos del FA y los de la propia OEA.