En el marco de la paseología, una teoría de planificación urbana relacionada con la acción de pasear o caminar –término acuñado en la década de 1980 por el sociólogo suizo Lucius Burckhardt–, el Centro Cultural de España (Rincón 629) sacude la modorra del verano montevideano con una propuesta desafiante. Desde el martes 20 hasta el viernes 23 de febrero, de 11.30 a 17.30, se llevará a cabo el Campamento Urbano 2018, bajo la consigna “Arte sonoro, ‘escucheos’ y otros eventos urbanos”. La actividad está prevista para niños y adolescentes de ocho a 16 años y tiene cupo limitado (las inscripciones, mediante el correo electrónico niñosyadolescentes@cce.org.uy, mencionando nombre y apellido del participante, edad y un número de teléfono de referencia, deben hacerse hasta el viernes 9 inclusive).

Se parte de la base de que los sonidos urbanos cambian permanentemente, y depende de los habitantes de la ciudad diseñar los sonidos del futuro. De este modo, se propone un campamento urbano centrado en experimentos con “escucheos” (mezcla de pasear y escuchar) por la Ciudad Vieja. Se construirá una gran escultura sonora y, en el cierre, se presentará un concierto urbano, en el que el aprendizaje se convertirá en música cuya partitura es la ciudad.

La actividad forma parte de la investigación doctoral de Martin Brendel para la Universidad de las Artes Saar de Saarbrücken, Alemania (“Investigaciones paseológicas de sonidos urbanos. Estudios sociológicos urbanos en el caso de Montevideo, para obtener conocimiento sobre el significado del arte sonoro en el espacio público”), y estará a cargo de un equipo de músicos (Brendel, Guzmán Calzada, Lucía Chamorro y Agustín Texeira Borja) y educadores (Agustín Ibarburu, Andrea Pedrazzi, Facundo Rodríguez y Fiamma Scagni). Se vislumbra como una propuesta de enorme interés, para experimentar la ciudad de una manera distinta y lúdica, que, seguramente, permita conocerla mejor, quererla más y comprometerse en su cuidado.