"Soy negra. Ser afrodescendiente es mi identidad cultural y soy ciudadana del mundo por derecho propio". Así se presentó la costarricense Epsy Campbell, de 54 años, en un discurso que brindó en 2012. Sin embargo, con un currículum profesional tan largo como su trayectoria política y de militancia social, esa presentación le queda corta.

Campbell es política, economista, activista de derechos humanos y feminista. En unas semanas, además, se convertirá en la primera vicepresidenta de Costa Rica, después de la victoria de Carlos Alvarado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo. Es, a la vez, la primera mujer negra en ejercer la vicepresidencia de un país latinoamericano.

La dirigente es una de las figuras más destacadas de los últimos años en la política costarricense y especialmente en su Partido de Acción Ciudadana (PAC), en el que milita desde su fundación en el año 2000.

Su carrera política comenzó dos años después, en 2002, cuando fue electa diputada por el PAC. Entre 2003 y 2004 fue jefa de bancada de la formación de centroizquierda en el Parlamento y llegó a presidir el partido de 2005 a 2009. En el medio, se postuló como candidata a la vicepresidencia en las elecciones de 2006, con Ottón Solís encabezando la fórmula. Esa vez, el PAC no ganó.

En las elecciones de 2014, Campbell fue reelecta en el cargo de diputada, que desempeñó hasta que inició la campaña electoral con Alvarado, quien la calificó de un ejemplo “del valor de las mujeres costarricenses en la sociedad” y del “peso político que lideresas” como ella “tienen para el país”.

De hecho, la participación de las mujeres en la política es uno de los ejes principales de su activismo. El 9 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, dijo en el Canal 15 de la Universidad de Costa Rica que las mujeres en la política son “indispensables” para darle su perspectiva a la organización de la sociedad y las instituciones del Estado.

En la misma línea, afirmó que la presencia de una mayor cantidad de mujeres en el próximo Parlamento ayudará a construir “un panorama más igualitario”. Al respecto, Campbell recordó que su partido ha tenido históricamente “un pacto de paridad”, tanto en el gobierno como en la bancada parlamentaria. Y recalcó: “No tiene que haber leyes para que exista la paridad”.

La vicepresidenta electa también promueve la conquista de derechos para las mujeres en los demás ámbitos sociales. Según explicó Campbell en aquella entrevista, el PAC incluye en su plan de gobierno una serie de iniciativas para la protección y solución de problemas puntuales que sufren las mujeres en Costa Rica. Mencionó como ejemplos un programa en conjunto con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), el Ministerio de Trabajo y las empresas privadas para la reducción de las brechas salariales. También aseguró que, durante su gobierno, se crearán campañas institucionales para aumentar la participación de las mujeres en las carreras profesionales y oficios que tradicionalmente son ocupados por hombres. Además, prometió dar cumplimiento al llamado Protocolo de Atención de 72 horas, para mujeres víctimas de violación, entre otras estrategias para combatir la violencia de género.

Cerca del 8 de marzo, en plena campaña electoral, Campbell defendió el trabajo del Inamu frente a quienes propusieron eliminarlo porque “se acabó su tiempo”. Escribió en Twitter: “¿Ustedes se imaginan pensar en cerrar el Inamu en un país donde mueren aproximadamente 28 mujeres al año, en manos de sus parejas? No podemos retroceder, debemos avanzar y mucho”. Agregó: “Esta institucionalidad es fundamental para garantizar los derechos de las mujeres de este país, para plantear temas relativos a la violencia de la que son víctimas las mujeres en Costa Rica, para que podamos debatir una política y de ahí impulsar una política pública que impacte todas las instituciones de gobierno”.

En un tuit posterior, afirmó que Costa Rica “está muy lejos en materia de igualdad de las mujeres” y “de las metas que permitan entregarle a las nuevas generaciones y a las niñas que hoy están naciendo una sociedad igualitaria sin discriminación por razón del sexo con el que se nace”. Finalmente, concluyó: “Este 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, y en esta coyuntura electoral tenemos muchas razones para estar preocupadas. O avanzamos o retrocedemos años luz”. Lo acompañó con el emblemático hashtag #NiUnaMenos.

Fuera del terreno político, Campbell fue coordinadora de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas y Afrocaribeñas (1997-2001) y del Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana (1996-2001). También integró la Alianza de Pueblos Afrodescendientes de América Latina y el Caribe y fue una de las fundadoras del Centro de Mujeres Afrocostarricenses.

Licenciada en Economía y Administración de Negocios por la Universidad de Costa Rica, Campbell también tiene maestrías en Cooperación Internacional para el Desarrollo y en Técnicas Avanzadas de Gestión y Decisión Política. Además, ha publicado libros y artículos sobre cuestiones como democracia e inclusión, participación política de las mujeres, pueblos afrodescendientes e indígenas, sexismo y racismo.

El domingo, tras conocer los resultados electorales, la dirigente del PAC insistió en que el país “votó por una opción democrática y transparente que respeta los derechos” y aseguró que “es una oportunidad para construir un gobierno nacional” y unir “las capacidades de los diferentes partidos políticos”.