Luego de que la oposición resolviera retirarse de sala y dejar sin cuórum a la Asamblea General el 6 de junio, la elección de cuatro de los cinco integrantes del Consejo de Comunicación Audiovisual (CCA), organismo encargado de aplicar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), quedó empantanada. Si bien la bancada del Frente Amplio (FA) aún no ha ajustado una propuesta final para presentarle a la oposición, el diputado frenteamplista Carlos Varela adelantó a la diaria que manejan como posibilidad que la oposición impulse dos de los cinco nombres del organismo.

La LSCA establece que el organismo deberá estar compuesto por cuatro miembros elegidos por la Asamblea General, y un presidente que será designado por el Poder Ejecutivo. La oposición reclama que exista un “equilibrio” en la integración del organismo y, por ese motivo, no aceptó el listado propuesto por la comisión especial parlamentaria, votado solamente por el oficialismo. En esa oportunidad, y dado que la oposición no quiso acompañar el criterio del oficialismo, el FA propuso los nombres del docente universitario Gabriel Kaplún, la ex directora de Televisión Nacional Virginia Martínez, el director del Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública, Daniel Lema, y el ex presidente del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública David Javier Bonilla.

Durante la sesión de la Asamblea General, el colorado Pedro Bordaberry hizo dos apreciaciones sobre los criterios de la votación, que fueron acompañadas por los legisladores de los otros partidos de la oposición. En primer lugar, señaló que la integración tenía que “dar las garantías” y, por tanto, seguir un criterio de equilibrio partidario. Pero además, remarcó que la comisión especial no podía mandatar ni decirle a la Asamblea General qué debía votar.

Varela compartió la observación del senador colorado sobre este último punto, pero acotó que "en la comisión especial, que integró Bordaberry, se resolvió llevar una propuesta ‘cerrada’ a la Asamblea General”. Lo importante, señaló, es “generar un acuerdo político previo a la votación”, ya que si el “acuerdo existe, la forma en que se dé la votación pasa a un segundo plano”.

El FA busca “destrabar” la situación, aseguró Varela, por lo que agregó que intentarán “generar las condiciones para que [los dirigentes de la oposición] por lo menos acepten venir a la Asamblea General y voten esta nueva integración, que no era la que pretendíamos, pero que cumpliría con el objetivo de crear un CCA”. “Todo lo que pasó en la sesión pasada es coherente con la actitud que han tomado los partidos tradicionales con esta ley: impedir o demorar su plena vigencia”, añadió.

El senador del Partido Independiente Pablo Mieres dijo a la diaria que el único camino para lograr un acuerdo es que la oposición elija dos integrantes del organismo. “El FA no tiene forma de destrabar la situación si no es a través de un acuerdo político”, aseguró. En la misma línea, el senador nacionalista Álvaro Delgado señaló que ahora “la pelota está en la cancha del oficialismo” y la oposición no va a dar el brazo a torcer: “Estamos a la espera de que el FA proponga una alternativa de negociación. Nosotros planteamos que haya dos personas con miradas diferentes a la del gobierno; no estamos hablando de nombres”.

Como la última sesión de la Asamblea General se declaró desierta, los candidatos deberán ser elegidos en una nueva instancia por dos tercios de los votos de sus integrantes. Si esto no sucede, la votación se hará 60 días después y se resolverá por mayoría absoluta.