Cinco diseños hechos en España y otros cuatro en Uruguay integran la muestra Código abierto inaugurada en el Centro Cultural de España (CCE, Rincón 629), donde permanecerá hasta el 11 de julio. Se trata de un proyecto en común entre la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de la Empresa (UDE), como resultado de un convenio entre ambas instituciones. Consiste en el desarrollo en paralelo de trabajos por parte de estudiantes y egresados de las dos facultades bajo una misma premisa: “Centrados en la vertiente específica del diseño y fabricación digitales de productos para el hábitat doméstico (construidos mediante tecnologías de primera generación como los mecanizados sustractivos CNC) para ser colgados en plataformas de open source”, para su realización material en el otro país. Esta modalidad de proyecto se inscribe en las más recientes filosofías de diseño, vinculadas a las ideas del open source y del “hágalo usted mismo” (o DIY, según sus siglas en inglés), que apuntan justamente a abrir la proyección del diseño otorgándole protagonismo a los destinatarios y buscando la personalización en cada entorno.

El arquitecto Andrés Rubilar, decano de la Facultad de Diseño y Comunicación de la UDE, explicó que en ambos sitios se diseñan muebles pensados para ser producidos en técnicas de corte digital –CNC– e implica el uso de un router (o lápiz que gira a alta velocidad) gigante que corta una placa de madera de varios milímetros de espesor en la forma deseada. “Es como el corte láser, pero en vez de ser con luz es con una mecha de metal y una precisión milimétrica brutal”, observó. Este tipo de proyecto se encuentra en su cuarta versión temporal en Valencia –el primer intercambio fue con una universidad suiza– y se concreta por primera vez en Uruguay. En tren de detallar las ventajas de esta modalidad, el decano indicó que “si alguien diseña en un punto del planeta un dibujo para cortar, en vez de enviar el producto a otro país, envía simplemente el archivo digital. Entonces, en lugar de exportar productos, exportás diseño. Y en cada lugar se produce localizado, es decir, con los materiales de acá, con determinadas personalizaciones”. Esa es otra característica del proyecto, ya que se promueve la transformación de los diseños al momento de su aplicación práctica.

Foto del artículo ''

Rubilar recalcó que “se vincula con los criterios del código abierto, que se aplican, por ejemplo, en el software libre o en la música”. En coherencia con este proceso, como demostración de que es una vía posible, luego los diseños serán colgados en una plataforma de libre acceso. El convenio entre la Universidad Politécnica de Valencia y la UDE data del año pasado y recién se implementó durante este semestre. Se trabajó sobre la premisa de crear productos para el hogar. De allí que se hicieran una mesa, un caballito de juguete tipo balancín (aunque más abstracto que los que suelen utilizarse para niños), un sillón y un colgante luminoso, especie de marco que divide ambientes dentro de la casa e incorpora plantas, pero que también puede usarse para reenmarcar el paisaje exterior. De los nueve productos, dos son despojadores –los españoles los llaman, con humor, “galán de noche”–, modernos organizadores en los que dejar ropa, zapatos, lentes y teléfono celular.

Consultado sobre los inconvenientes que encontraron docentes y alumnos en la aplicación de este sistema, Rubilar recalcó el problema de los materiales disponibles aquí, en contraste con la calidad del MDF o condensados de madera españoles, lo que afectó el equilibrio de los caballetes y, en cierta medida, la estética final. Al no tener la referencia previa, las mesas quedaron más endebles de lo programado, lo cual forma parte del ejercicio. Por esa misma razón, por el momento no está prevista su venta, ya que se trata de prototipos y el proceso es aún bastante experimental. Pero vale la pena mostrar los resultados obtenidos, y por eso en este caso la institución quiso montar la exposición en un lugar de mayor tránsito, como es el CCE, para que el proyecto obtuviera mayor trascendencia. Más adelante, la muestra va a rotar por las distintas sedes de la UDE, en Punta del Este y en Colonia, y esta semana los archivos digitales de los diseños hechos acá serán enviados a España.