Tenfield es una de las tantas empresas que se encuentran bajo la lupa de la comisión investigadora sobre el financiamiento de las campañas de partidos políticos. A fines del año pasado, la oposición decidió incluirla en el listado original de empresas a investigar para analizar si el vínculo entre su dueño, Francisco Paco Casal, y el ex presidente José Mujica derivó en beneficios para el empresario.

El periodista Diego Muñoz, coautor junto con Emiliano Zecca del libro Figueredo a la sombra del poder, publicado en 2016, concurrió ayer a la comisión para aportar información sobre su investigación periodística. En ese libro, los periodistas aseguran que Mujica tuvo un vínculo muy cercano con Casal “y jugó para él en varias oportunidades”. Entre los varios “hitos” de ese relacionamiento, los autores comentan que Casal viajó con el entonces mandatario para conocer al presidente de Real Madrid, Florentino Pérez, y que se hizo cargo de los pasajes. Cuentan, además, los detalles de un almuerzo que se hizo mientras Casal pugnaba por extender su contrato con la Asociación Uruguaya de Fútbol por derechos de la televisación, en el que Mujica les transmitió a los entonces presidentes de Nacional y Peñarol que lo mejor era que todo siguiera en manos del empresario. Muñoz y Zecca destacan, además, que durante el gobierno de Mujica se exoneró a Tenfield de una deuda de diez millones de dólares por impuestos no pagos a la Dirección General Impositiva (DGI).

Muñoz dijo en rueda de prensa que en la comisión aportó solamente la información recopilada en el libro. Aseguró que no dispone de ningún dato que indique que hubo algún tipo de financiamiento de la campaña del sector de Mujica por parte de Casal, y que simplemente relató hechos conocidos públicamente. Por ejemplo, que “por primera vez en la historia de Uruguay” el Poder Ejecutivo condonó una deuda a un empresario y que entre las listas del Espacio 609, formado por aliados del Movimiento de Participación Popular, hubo una (Espacio Celeste) integrada por Gustavo Torena, más conocido como El Pato Celeste, y el entonces presidente de la Mutual de futbolistas, Enrique Saravia. “Todos esos son hechos objetivos, después la valoración la pondrá cada uno", indicó el periodista.

El nacionalista Alejo Umpiérrez, presidente de la comisión investigadora, aseguró que se quedaron “preocupados” por el hecho de que Tenfield se haya negado a asistir a la comisión, ya que eso dejó arriba de la mesa “cierta presunción de que algo está pasando y por eso no quieren declarar sobre el tema”. Según informó la diaria, Nelson Gutiérrez y Casal, dirigentes de Tenfield, declinaron concurrir al organismo parlamentario porque entendieron que se buscaba un “rédito político o aprovechamiento” de “falsas situaciones de financiamiento por parte de nuestra empresa que nunca ocurrieron”. También alegaron que los propios legisladores Umpiérrez y Daniel Caggiani habían afirmado que la comisión era un “reality show” y un “circo”.

Los diputados reiteraron la solicitud del expediente del caso de la DGI contra Casal, explicó Umpiérrez, porque el organismo se encuentra “demorado” y les respondió que era un archivo “muy voluminoso”. La intención de los legisladores, según dijo, es analizar el “volumen de la deuda” reclamada y consultar a especialistas en la materia “para intentar entender el motivo que hizo que Mujica, por única vez en la historia de la legislación nacional, usara el recurso de advocación, que es la facultad que tiene el presidente de quitar un trámite de una dependencia para resolverlo por sí mismo”. “Tenemos un calendario surtido”, dijo Umpiérrez, y agregó que planean citar a Saravia, a Torena, al ex director de la DGI Eduardo Zaidensztat, al ex ministro de Economía y Finanzas Eduardo Lorenzo y al actual titular de esa cartera, Danilo Astori.

“Se va incrementando la lista de convocados en la medida en que se acercan las elecciones”, opinó el diputado frenteamplista Alejandro Sánchez, e ironizó con que a medida que el “clima electoral” empiece a “levantar temperatura”, se va a convocar “hasta a quienes pasen caminando por la esquina del Palacio Legislativo”. Para él, revisar el caso de Tenfield tiene un “objetivo netamente político”, pero afirmó que en el oficialismo están “muy tranquilos”, porque “no se perdonó la deuda de Paco Casal”, sino que hubo una negociación del Estado uruguayo con el empresario. El diputado relató que hubo un fallo de la Justicia penal a favor de Casal, en el que se determinó que no había existido defraudación, y que por lo tanto, si la DGI decidía continuar con el juicio, existía la posibilidad de que el empresario iniciara a su vez un juicio contra el Estado por “irregularidades” en el proceso. Según señaló, más de 15 consultoras nacionales recomendaron al Poder Ejecutivo que le pusiera fin al conflicto mediante una negociación con Casal. Según Sánchez, la comisión debería citar a los representantes de esas consultoras y no a los actores políticos, como propone la oposición.

También comentó que si bien los aportes de Muñoz fueron interesantes, la comisión necesita “pruebas” para afirmar que hubo una arbitrariedad por parte de Mujica. “Se podrán cuestionar las decisiones políticas, pero otra cosa es decir que el Estado tomó acciones en beneficio de alguien a cambio de obtener otra cosa”, concluyó.