El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, comentó ayer algunos datos del último informe de su cartera sobre la situación epidemiológica del VIH/sida. Según los últimos datos, en Uruguay hay 12.684 personas viviendo con el virus, de las cuales 10.404 conocen su estado de anticuerpos en sangre. Para las autoridades el desafío ya no está en el diagnóstico sino en el tratamiento: sólo alrededor de 65% de los pacientes acceden a la medicación específica (fármacos antirretrovirales). De ese porcentaje, entre 80% y 85% ya no muestran valores detectables en sangre, por lo que no están contagiando.

La medicación para este virus está en constante revisión, lo que implica que con frecuencia se lancen nuevas versiones más caras. El responsable de la cartera sostuvo que el gobierno busca mejorar el acceso, y marcó como novedad la incorporación de otro medicamento de alto costo al listado de opciones terapéuticas.

Basso destacó, entre otras cifras, la baja en el número de nuevos casos detectados, que pasó de 1.187 en 2011 a 856 en 2016, a pesar del aumento en las pruebas de diagnóstico. Por su parte, Susana Cabrera, responsable del Área Programática ITS/VIH-sida, indicó que la baja en los nuevos diagnósticos va de la mano con un aumento de los estudios que se realizan a toda la población, lo que indica un descenso real de nuevas infecciones.

Otra cifra por la que Uruguay se destaca en la región es la reducción de la transmisión de madre a hijo, que se ubica por debajo de 2% de los casos. Para Basso, eso se relaciona con que se haga el diagnóstico previo al parto y después, con la información sobre lactancia, ya que es otra de las vías de contagio: “Eso implica el control del embarazo en todas las etapas, por eso tanto énfasis en hacerlo bien”, explicó. Sobre este tema, Cabrera remarcó que se aspira a la eliminación total, y las principales dificultades para lograrlo son los controles tardíos en el embarazo y el hecho de que sólo la madre se haga exámenes cuando deberían hacérselos ambos padres.

Según el informe, “los hombres representan el 66% de los nuevos diagnósticos, proporción que se mantuvo constante en los últimos seis años; por cada dos hombres con VIH hay una mujer”. En cuanto a las edades, la reducción en los diagnósticos es pareja en todas las franjas etarias; la mayor incidencia se encuentra en el grupo de 25 a 44 años, seguida por el grupo de 45 a 64 años.

En los datos de hasta 2017 la tasa de notificación más alta se dio en Montevideo y en las ciudades fronterizas y de turismo; en esta línea, Maldonado es el departamento con mayor tasa de nuevos diagnósticos, mientras que Flores no presentó ningún caso el año pasado.

Foto del artículo ''

VIH/sida

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) afecta el sistema inmunitario al punto de dejarlo ineficiente, por lo que deja a la persona expuesta a las infecciones. El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es la última etapa del virus, cuando ya se desarrolló y puede empezar a generar otro tipo de enfermedades.