El Frente Amplio (FA) sigue sumando reuniones para echar luz sobre las posibles candidaturas a la presidencia de la República, y a su vez se van agregando nombres. Ayer fue el turno de Ernesto Murro, ministro de Trabajo y Seguridad Social y ex director del Banco de Previsión Social (BPS). Murro manifestó en rueda de prensa que tuvo varias reuniones con el senador José Mujica, quien le ofreció ser precandidato a la presidencia. “Para mí es un honor y una emoción”, señaló, y aseguró que no tiene “aspiraciones” ni “ambiciones”. “Esta es una propuesta que se me hizo, sobre si se podía considerar mi nombre para eso. Yo dije que sí. Hay gente que desde hace años está trabajando para ser candidata, pero no es nuestro caso”, sostuvo el ministro. Además, subrayó que si le hubiera contestado que no a Mujica, no habría podido mirarse al espejo al otro día.

Lucía Topolansky, vicepresidenta de la República, subrayó en una entrevista con Radio Oriental que en las elecciones nacionales “no se vota sólo en Montevideo y al candidato lo tienen que conocer en todo el país”. Sobre la posible candidatura de Murro, dijo que "todos los nombres que se están manejando, a esta altura, son posibles". Agregó que quienes tuvieron cargos en el gabinete son más conocidos y que Murro trabajó mucho con los jubilados, que "están en todo el país". En cuanto a otros dos nombres que suenan fuerte, como los de los intendentes Yamandú Orsi (Canelones) y Daniel Martínez (Montevideo), Topolansky apuntó que el trabajo a nivel departamental es “muy diferente” al que se hace en los ministerios.

A todo esto, el nacionalista Jorge Gandini, presidente de la Cámara de Diputados, escribió en su cuenta de Twitter que no sabe “de dónde saca Mujica” que Murro puede postularse, ya que “la Constitución le impide ser candidato a todo cargo electoral en la próxima elección por haber sido director del BPS hasta febrero de 2015”. Acompañó ese comentario con una imagen del artículo constitucional en cuestión –el 195–, que dice que los directores del BPS “no podrán ser candidatos a ningún cargo electivo hasta transcurrido un período de gobierno desde su cese”. Por su parte, el catedrático de derecho constitucional Martín Risso dijo a Subrayado que, debido a esa norma, Murro no puede ser candidato en las elecciones del año que viene, sino sólo a partir del 1º de marzo de 2020.

Por otro lado, ayer de tarde se reunieron dirigentes del Partido Comunista (PCU), el Movimiento Cambio Frentista-lista 5005, el Movimiento Alternativa Socialista (MAS) y el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). Esta coordinación funciona desde las últimas elecciones internas del FA, cuando coincidieron en el respaldo a la candidatura del ex vicecanciller Roberto Conde. Las coincidencias se mantuvieron: sin ir más lejos, en el último Plenario Nacional del FA los delegados de estos grupos argumentaron y votaron en contra del Tratado de Libre Comercio con Chile.

En la reunión de ayer estuvieron Roberto Conde, Daniel Marsiglia (PCU), Javier Cousillas (MAS, Espacio 20 de Mayo), Genaro Ribero (lista 5005) y Carlos Coitiño (PVP). Hace dos semanas, los integrantes de esta coordinación se reunieron con una delegación del Movimiento de Participación Popular; ayer invitaron a dirigentes de Casa Grande. En representación de este sector, liderado por la senadora Constanza Moreira, concurrieron Martín Briano y Andrea Venosa. Aseguran que no hablaron de candidaturas sino de aspectos programáticos, en particular a partir de los insumos del documento titulado “Necesidad de retomar la ofensiva”, que fue enviado a la Comisión de Programa del FA en abril.

En ese texto se afirma que el FA, como “proyecto transformador de la sociedad uruguaya”, está viviendo “interpelaciones y cuestionamientos desde distintos sectores de la sociedad”, y que debe ser capaz de asumirlos y de darles respuestas en el corto plazo de unos “pocos meses”, antes de “entrar de lleno” en el año electoral 2019. Esto hay que hacerlo teniendo en cuenta que “la insatisfacción y pérdida de confianza, que se puede originar en la sociedad misma, se ve estimulada por una contraofensiva político-idelógica conservadora poderosa, apoyada por el avance de la derecha regional”, se agrega en el documento. Por lo tanto, se subraya que el gobierno, la fuerza política y el “frente social” tienen la “necesidad de retomar la ofensiva político-ideológica e incluso comunicacional”.

“Para ello hay que reposicionarse en la conducción de la coyuntura de aquí a fin de año y además plantear con claridad la fase siguiente de nuestro proceso de transformación progresista. Ningún pueblo mantiene con vida en el mediano y largo plazo un proyecto político si no tiene bien claro cómo sigue esto. Y hay que tener en cuenta que la idea de agotamiento del proyecto ha sido tomada como punta de lanza por la oposición para ganar espacio en la opinión de la gente”, sostienen los firmantes, y advierten que es preciso “recomponer confianza en los próximos meses, solucionar problemas y cuestiones de gran importancia aún no resueltas”.

A su vez, al cierre de esta edición todavía estaban reunidos varios líderes sectoriales del oficialismo en la casa de Gonzalo Reboledo, secretario político del FA, para conversar sobre candidaturas. En el encuentro participaron Mujica, Topolansky, Moreira, Mónica Xavier y el presidente del FA, Javier Miranda.