Vestidos uniformemente, con camisas blancas para soportar el elevado calor de Puerto Vallarta, los ocho hombres que presiden los países integrantes de la Alianza del Pacífico (AP) –Colombia, Chile, Perú y México– y el Mercosur –Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay– participaron en una reunión y posteriormente en la firma de una declaración conjunta en la que ratificaron la voluntad de convergencia de ambos bloques. Los trabajos para llegar a la instancia de ayer en México comenzaron en 2017, con sucesivos acercamientos ministeriales. Se fue definiendo un plan de acción conjunto que ayer aprobaron los cuatro presidentes de la AP, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, y el mandatario brasileño, Michel Temer. Por Paraguay firmó el viceministro de Relaciones Exteriores, Federico González, y por Argentina lo hizo Daniel Raimondi, secretario de Relaciones Exteriores. Estaba previsto que asistiera a la cumbre el presidente argentino, Mauricio Macri, pero canceló su viaje a último momento. Temer se retiró inmediatamente después de firmar y no se quedó a escuchar el mensaje conjunto de los dos bloques.

El plan de acción aprobado ayer incluye la negociación de temas como la facilitación del comercio de bienes –por ejemplo, a través de la digitalización de certificados comerciales y sanitarios, la interoperatividad de ventanillas únicas de comercio exterior y la coherencia regulatoria–, la acumulación de origen, el comercio de servicios, la internacionalización de pequeñas y medianas empresas, el comercio inclusivo –con mayor participación de empresarios y trabajadores–, la movilidad académica, la movilidad de personas, el turismo y la cultura.

En la reunión, Vázquez afirmó que “se requiere menos inflación discursiva y más acciones concretas” en materia de integración, “con más pragmatismo que voluntarismo” y aprendiendo a “administrar conflictos y diferencias cuando realmente existen, y no confundirse creyendo que existen cuando en realidad no es así". "Identificar intereses y objetivos compartidos y avanzar hacia ellos progresivamente, con agendas cortas pero creíbles y viables”, sintetizó.

Historia y futuro

En su mensaje a los medios de prensa presentes en Puerto Vallarta, Vázquez, en representación del Mercosur, y el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en representación de la AP, destacaron la historia en común que une a los países latinoamericanos. Recordaron que juntos, ambos bloques de integración nuclean 79% de la población de la región y 85% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina.

“Llegamos aquí impulsados por el pasado, convocados por el futuro y conscientes de un presente que nos desafía. El ideal integracionista es una línea central y de larga duración de las relaciones internacionales de nuestra región”, comenzó el discurso de Vázquez. Acotó que en ese recorrido histórico, “persiguiendo una perfección inalcanzable, hemos perdido oportunidades para alcanzar la mejor integración posible”. El presidente uruguayo remarcó que se impone realizar “adaptaciones, actualizaciones y cambios” a los procesos de integración, “porque renunciar a lo posible, además de un error, sería una irresponsabilidad”.

Vázquez sostuvo que el Mercosur y la AP no son “sistemas idénticos, ni en su formato, ni en sus contenidos, ni en su alcance ni en su funcionamiento, pero tampoco son incompatibles o excluyentes”. “Pueden coexistir e interactuar sobre bases de diversidad y convergencia. La pregunta es para qué y cómo. Las respuestas están sintetizadas en la declaración que hemos aprobado y en el plan de acción anexo a la misma, que también hemos acordado”, destacó el presidente, y abogó por que lo definido se cumpla con “acciones concretas y resultados tangibles”.

Insistió en que ambos bloques no son “fines en sí mismos” ni “varitas mágicas para solucionar problemas”, pero remarcó que son “instrumentos idóneos para alcanzar objetivos estratégicos que todos compartimos, por encima de la identidad de cada uno de nosotros”.

A su turno, Peña Nieto destacó que el objetivo de la reunión de ayer fue fortalecer el vínculo entre los dos bloques comerciales más importantes de América Latina. “Hoy los presidentes enviamos al mundo una clara señal de que juntos impulsamos la integración regional y el libre comercio”, manifestó, y señaló la “afinidad de visiones” entre ambos mecanismos de integración.

Por otra parte, aprovechando la instancia, Vázquez y Peña Nieto mantuvieron una reunión bilateral en la que conversaron sobre temas bilaterales y regionales. “Acordamos dar continuidad a mecanismos bilaterales que articulan nuestra relación y le agradecí su participación en el encuentro entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur, en beneficio de la integración regional”, contó Peña Nieto en su Twitter.