Un bombardeo de la coalición militar liderada por Arabia Saudita contra un ómnibus que transportaba niños dejó ayer 50 muertos y 77 heridos en Yemen. Los ataques aéreos fueron disparados sobre la ciudad de Dahian, en el norte de la provincia de Sadah, un territorio controlado por los rebeldes hutíes.

El jefe de la delegación de la Cruz Roja en Yemen, Johannes Bruwer, informó en Twitter que la mayoría de las víctimas mortales tienen entre diez y 14 años. “Los niños no deben pagar el precio de una guerra muy de adultos”, escribió. Un rato antes, el portavoz de esa organización en el país, Adnan Hazam, informó a la agencia de noticias Efe que el hospital de Al Talh recibió los cuerpos de 29 menores de 18 años. En tanto, Salah Qurban, director del Hospital Republicano de la ciudad de Sadah, capital de la provincia del mismo nombre, dijo a Efe que ese centro recibió a 12 niños muertos.

Hospital en la provincia de Sauda, luego del ataque de una coalición liderada por Arabia Saudita, ayer, en Yemen.
Hospital en la provincia de Sauda, luego del ataque de una coalición liderada por Arabia Saudita, ayer, en Yemen.

La alianza árabe confirmó que es la responsable del bombardeo. Justificó esta acción como una respuesta al lanzamiento de un misil balístico por parte de los hutíes, que el miércoles de noche impactó en la ciudad saudita de Yazán y provocó la muerte de un yemení que vivía allí. El portavoz de la coalición, Turki al Malki, aseguró que en ese contexto el ataque fue “una acción militar legítima”, que se llevó a cabo “de acuerdo con el derecho internacional humanitario y sus normas tradicionales”.

Arabia Saudita y sus aliados sunitas combaten a los hutíes chiitas desde 2014, cuando estos últimos expulsaron a un gobierno que era respaldado por Riad. Desde ese entonces, controlan gran parte del norte del país, incluida la capital, Saná.