La Cámara de Senadores decidió postergar una vez más el tratamiento del proyecto de Ley de Promoción de Voluntariado Social. Luego de la discusión que se desató en la última sesión, la bancada frenteamplista solicitó ayer que la iniciativa volviera a la Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión para que sea estudiada nuevamente.

La senadora frenteamplista Daisy Tourné explicó que el proyecto cayó en una "excesiva reglamentariedad" y que eso puede derivar en algunos problemas de implementación. También enfatizó que la iniciativa apunta a “propender a la actividad del voluntariado”, así como “corregir situaciones oprobiosas de trabajo encubierto”.

En la última sesión, que tuvo lugar el 17 de julio, la oposición puso sobre la mesa sus críticas al proyecto, y luego de que solicitaran un cuarto intermedio, la sesión se suspendió. Al mismo tiempo, en la interna frenteamplista también se manifestaron algunas dudas. En esa oportunidad el senador Marcos Otheguy, de Rumbo de Izquierda, planteó a la diaria que el proyecto no le convencía porque se termina “burocratizando excesivamente una actividad que tiene como base la espontaneidad y el compromiso social”.

El senador nacionalista Javier García, uno de los legisladores de la oposición que cuestionaron más la iniciativa, dijo ayer en la sesión que se alegraba de que el oficialismo aceptara revisar el proyecto, porque no se puede “legislar por la patología”, y opinó que, por el contrario, es necesario “atacar las cosas que no andan bien”. Acotó que el Parlamento debe proteger y promover la “expresión solidaria” de “miles y miles de uruguayos”, y no tratar de “terminar con el voluntariado”. En la misma línea, la senadora suplente blanca Carmen Asiaín recalcó que ya existen herramientas judiciales para perseguir el trabajo encubierto.

El senador frenteamplista Rafael Michelini cuestionó que se definiera al trabajo encubierto como “patología”. Según el legislador, existen “conductas indebidas” que hay que “enmendar”. “Todos sabemos que existen trabajos encubiertos en el voluntariado”, aseguró.

En diálogo con la diaria, la senadora Mónica Xavier dijo que recibieron algunas “críticas y dudas” tanto desde el oficialismo como desde la oposición, por lo que consideraron que debían estudiar nuevamente el proyecto para ver qué elementos medulares mantener y qué aspectos pueden quedar reservados a la reglamentación de la ley.