"Sr. Bonomi: basta de muertes. Más seguridad. No más 'Rosas' muertas. No más trabajadores en la calle muertos”, decía una de las pancartas que la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) colocó ayer en la entrada del Centro Hospitalario Pereira Rossell (CHPR). Rosa Rodríguez trabajaba en el economato del block quirgúrgico del Pereira; murió el sábado, al recibir un disparo de un enfrentamiento entre ladrones y un policía en el barrio Los Bulevares, en Montevideo, donde esperaba un ómnibus. Salía de trabajar en el CHPR e iba hacia una casa particular, porque complementaba sus ingresos con lo que había aprendido en un curso de podología. Tenía a cargo a su hija, de 20 años, y a su madre, de 90. Por lo ocurrido, la FFSP hizo ayer un paro nacional de 24 horas; sus compañeros se concentraron en la puerta del Pereira y durante más de una hora cortaron Bulevar Artigas. La FFSP pidió al directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) que destine a la familia de Rosa la suma que se descuente del salario a los trabajadores que pararon ayer; el gremio le pidió además al director del CHPR trabajo para la hija de la enfermera.

Martín Pereira, presidente de la FFSP, explicó a la diaria que pararon para reclamar más seguridad y para tener “una jornada de reflexión”, a fin de que se entienda que los trabajadores de la salud son los que cuidan, pero también “hay que cuidar al que cuida”. Relató que en los últimos tiempos varios móviles de ASSE y de emergencias privadas han recibido disparos, y que eso también ha ocurrido dentro de hospitales.

La FFSP buscará reunirse con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Le pedirá que haya presencia policial las 24 horas dentro de los hospitales –especialmente en las puertas de emergencia, que es donde más se generan discusiones, comentó Pereira– y pedirá seguridad en el entorno de los hospitales, para garantizar la integridad de quienes trabajan en turnos nocturnos. “Queremos entrar a todos los barrios, queremos atender a toda la población, pero con la seguridad de volver a nuestras casas”, expresó el gremialista. Junto con la Federación Uruguaya de la Salud y el Sindicato Médico del Uruguay, la FFSP reclama que la luz de las ambulancias sea verde, para evitar la confusión con móviles policiales, que las convierte en blanco de disparos.

“Fue nuestra compañera o podría haber sido cualquier otro vecino”, dijo Pereira, pero aclaró que discrepa con la idea de juntar firmas para que las Fuerzas Armadas integren la Guardia Republicana.