"Tocan a uno, tocan a todos", gritaban ayer a coro un centenar de habitantes de la localidad canaria de Cassarino, quienes se concentraron sobre las 18.30 y cortaron la ruta 84 para manifestarse en apoyo a un grupo de vecinos que persiguieron, detuvieron, golpearon con violencia y sumergieron en una cañada a un hombre que había robado una pollería junto con una mujer, el domingo a las 13.00.

Cassarino está en el cruce de la ruta 84 (que continúa, hacia Suárez, el Camino al Paso del Andaluz) y la 85 (que une Cassarino con la ciudad de Toledo). Los vecinos se concentraron primero en una de las auxiliares de la 84, y después de una breve deliberación, encabezada por el representante de Cassarino Vecinos Alerta, Diego del Valle, resolvieron cortar la ruta evitando “incendiar cubiertas”. “Vecinos: esto tiene que ser pacífico. No podemos generar antipatía”, advirtió Del Valle a quienes lo escuchaban. “Acá tienen que decidirse si están del lado de los ladrones y delincuentes o del lado de la gente. Si tocan a un vecino, tocan a todos”, afirmó, arrancando aplausos.

Según el relato de los vecinos, el asaltante, de 30 años, robó la pollería junto con una joven de 19. Huyeron en moto hacia el sur, pero se cayeron en una zanja y tuvieron que seguir la fuga a pie. La Policía ya había llegado al lugar y buscaba a los prófugos. Ella fue detenida poco después, pero el hombre no aparecía. A la búsqueda se sumaron varios vecinos, que junto con policías hallaron al delincuente oculto en una cañada, donde se había sumergido completamente para que no lo vieran. Lo que sucedió después es lo que registraron unos videos de amplia difusión, en los que se ve que el detenido es golpeado en la cabeza varias veces por civiles ante la mirada de por lo menos un policía, y luego un vecino se lo lleva hasta la cañada y lo vuelve a sumergir en ella.

El hombre debió ser hospitalizado y sus familiares presentaron una denuncia penal para que se investigue la agresión, por lo cual la Fiscalía comenzó a citar ayer a presuntos participantes en ella, y seguirá haciéndolo hoy. La fiscal Silvia Lovessio dijo en rueda de prensa que lo que ella vio en los videos “no se corresponde con un arresto ciudadano”.

En diálogo con la diaria, Del Valle dijo: “No justificamos lo que pasó, pero en el contexto en que se dio la situación, creemos que la Justicia tiene que dar señales de que está del lado del ciudadano y no del delincuente. No hay camino del medio”. Afirmó que en la zona hay “ausencia policial”, y “hechos delictivos un día sí y otro también”. Tras el robo, “hubo vecinos que, solidarizados con la situación, salieron a detener al delincuente. Tuvieron un acto de valor que habría que recompensar. Que hubo exceso, estamos de acuerdo y no lo vamos a justificar, pero hay que entender el contexto en que se dieron las cosas”.

Otro vecino contó que el ladrón, mientras huía, “gatilló varias veces y las balas no salieron”. La esposa de uno de los participantes en la persecución dijo que “el hombre se escondió en una casa y al dueño de la casa le tiró cinco tiros”, y relató: “Cuando ellos lo encuentran en la cañada, apoyando a la policía, porque él se sumergió [...], cuando sale del agua le apunta a otro muchacho y a uno de los que tiene que ir a atestiguar mañana [por hoy], y rodó [el tambor del arma] pero las balas no salieron. Ahí la Policía le dio la voz de alto y entre todos trataron de poder agarrarlo para sacarle las dos armas que llevaba arriba”.

La mujer cuestionó que en los videos que circularon se ve “cuando le pegan” al capturado, pero no lo que este hizo antes. Una vecina más veterana afirmó que allí están “todos amenazados”, porque “pasa una moto cada media hora por la cuadra de nosotros”, y otra dijo que les había llegado “un audio de que estaban buscando las casas de los muchachos que participaron en la golpiza”. Un joven que vio lo ocurrido sostuvo que “muchas cosas que salieron en la prensa no son ciertas”, y aseguró que los que “atraparon al delincuente” fueron cinco personas y “nadie más”. “Fijate, yo estaba ahí vestido con un pantalón con líneas rojas, le dije ‘son padres de familia’ y lo puteé”, agregó. También aclaró que nadie utilizó “un fierro” y que “el hombre que está con un machete es porque es un monteador que estaba ahí cerca”. “No salió a perseguir al delincuente con un machete. Estaba cortando leña y cruzó”, añadió.

El joven criticó a quienes comentaron los hechos en las redes sociales. “Yo hablo porque estuve, los que no estuvieron que no hablen, porque no saben nada”, enfatizó. Durante la manifestación, una mujer gritó: “¡Los que andan escribiendo cosas en Facebook, que vengan a Cassarino!”, y reclamó para sus vecinos “el mismo trato” que tuvo el hijo del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, cuando capturó a un delincuente que entró a robar a su casa.

Ayer en la noche se supo que el ladrón de la pollería fue condenado en un juicio abreviado a seis años de prisión por un delito de tentativa de rapiña, porte ilegal de arma y uso de arma de fuego.

En cuanto a la conducta policial en este caso, la diaria pudo saber que el Ministerio del Interior solicitó información “de urgencia” al jefe de Policía de Canelones, Osvaldo Molinari, y que, en principio, “se dispuso el inicio de un sumario administrativo” al policía que aparece en los videos por “omisión”.