Los trabajadores de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Montevideo (ADEOM) reunidos ayer en asamblea resolvieron levantar el paro que desde el lunes tenía paralizado el sistema de recolección de basura de la Intendencia de Montevideo (IM).

La decisión llegó después de que la IM solicitara al Ministerio de Salud Pública (MSP), este jueves, una evaluación de salubridad por la acumulación de basura en la ciudad. El informe entregado a la comuna indicaba que no se habían encontrado indicios de nada grave. En horas de la tarde, sin embargo, el intendente Daniel Martínez se había contactado con el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, para transmitirle su intención de llevar el conflicto "hasta las últimas consecuencias", en referencia a la posibilidad de decretar la esencialidad de los servicios.

En el informe del MSP esta posibilidad no se descartaba: concretamente indicaba que "no se visualizan elementos que puedan constituir una emergencia sanitaria, pero dadas las condiciones climáticas y la evolución de esta situación, no se descarta que dicha emergencia pueda presentarse”. Ayer a las 22.00 el servicio de recolección de basura se restablecía con normalidad, pero las autoridades de la IM se mantendrán "en alerta", según dijo a Subrayado el director de Gestión Humana, Eduardo Brenta.