En una declaración conjunta, los cancilleres de los países integrantes del Grupo de Lima expresaron que este determinó que no reconocerá “la legitimidad de un nuevo período presidencial del régimen de Nicolás Maduro, que se iniciará el 10 de enero de 2019”. “El Grupo de Lima reitera que el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo del 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos ni con la presencia de observadores internacionales independientes", establece el comunicado, que fue leído al término del encuentro por el canciller anfitrión de la reunión, el peruano Néstor Popolizio.

Además del canciller de Perú, la decisión fue adoptada por los representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Guyana y Santa Lucía. El representante de México fue el único de entre los 14 países integrantes del grupo –creado el año pasado en la capital peruana, con el objetivo de dar seguimiento y buscar una salida pacífica a la crisis política que hay en Venezuela– que se abstuvo de firmar la declaración conjunta.

Paralelamente, el grupo instó a Maduro a delegar las funciones del Ejecutivo en la Asamblea Nacional hasta que se produzca un llamado a nuevas elecciones, sin proscripciones de ningún tipo y con la presencia de observadores internacionales. Estados Unidos no forma parte del Grupo de Lima, pero tiene una clara influencia sobre él. En este sentido, fue significativa la participación en la reunión de ayer del secretario de Estado de la administración de Donald Trump, Mike Pompeo, quien, según la agencia AFP, se comunicó con los cancilleres por medio de una videollamada.

El comunicado tuvo una inmediata respuesta de Venezuela, que, por medio de su canciller, Jorge Arreaza, descalificó al Grupo de Lima. Mediante un mensaje en su cuenta de Twitter, Arreaza dijo: “Lo que hemos afirmado desde la creación de este grupo de gobiernos cartelizados contra Venezuela, al que en teoría no pertenece el Gobierno de Estados Unidos: se reúnen para recibir órdenes de Donald Trump (presidente de Estados Unidos) por intermedio de Mike Pompeo ¡Vaya muestra de humillante subordinación!”.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, saludó la decisión del Grupo de Lima y en su cuenta de Twitter expresó que el nuevo mandato de Maduro es “ilegítimo”; llamó a la comunidad internacional a desconocer al mandatario venezolano y pidió a los estados que se abstengan de “proveer ayuda financiera y militar” a la nación bolivariana.