Género para recortar

Entre las tipificaciones que eliminó la Ley de Faltas vigente, debido a que están consideradas “en desuso” por juristas y legisladores, figura la “galantería ofensiva”, única barrera legal que podía frenar el acoso callejero que todos los días sufren miles de mujeres, homosexuales y trans. La ausencia de una norma que sancione esto termina alentándolo y legitimándolo. No importa que se le susurre “qué lindos ojos” o grite “por ese culo cagás bombones”: toda persona tiene derecho a caminar por la calle sin soportar esa violencia soterrada y tolerada.

¡Los terroristas, Heber!

Un país cuyo prócer pasó exiliado los últimos 30 años de su vida no puede fregarse en instituciones humanitarias como el refugio o el asilo político. Un país donde, hace no mucho tiempo, miles de personas acusadas de “terrorismo” y “sedición” fueron encerradas, torturadas y desterradas, no puede permanecer indolente cuando ocurren cosas así en otros lugares. Los herederos políticos del colorado Luis Batlle y del blanco Gustavo Gallinal, encarcelados en 1931 en la Isla de Flores por la dictadura de Gabriel Terra y luego expulsados, no deberían tomarse a la ligera el sufrimiento de los reclusos musulmanes en la base militar estadounidense enclavada en el territorio cubano de Guantánamo.

Control versus Kaos

El inquietante video cumplió dos meses en el canal del Ministerio del Interior en Youtube, donde fue visto más de 3.700 veces. Otros miles de personas lo apreciaron en los noticieros de las tres televisoras privadas de aire de Montevideo y en sus páginas web. Las imágenes, cuya violencia queda atemperada por la falta de sonido y la voz calma de una locutora, muestran cómo fueron arrestados un adulto y un muchacho de 15 años por comerciar pasta base cerca de la Facultad de Derecho. La promoción de la política de seguridad ciudadana del gobierno se priorizó en la publicación de esta filmación, en desmedro de los derechos del menor detenido.

Ascos viejos en tecnologías nuevas

Internet facilitó mucho la producción y el acceso a piezas audiovisuales creadas sólo para la excitación sexual, o sea, pornografía. Pero la banalización del sexo y el sentimiento que han amplificado las nuevas tecnologías vienen de antaño. ¿Cuántos negocios, despedidas de soltero, títulos universitarios y campeonatos se celebran en whiskerías? ¿Cuántas barras de adolescentes y veinteañeros colman los quecos de Pando los fines de semana? ¿Cuánta infelicidad esconden hombres y mujeres detrás de esas falsas alegrías? ¿Cómo pasó lo que pasó en el camping de Santa Teresa, custodiado por 133 policías y soldados, dos de ellos acusados de violación?

Continuará

La historia uruguaya aguarda al 1º de marzo de 2015 para inaugurar el estudio de la (¿primera?) década frenteamplista, iniciada en 2005. Pero, transcurridos 3.226 de los 3.652 días de este aún no concluido período, ya se pueden trazar algunas luces y sombras. Al Frente lo eligieron para tomar las riendas cuando el país salía del pantano de una crisis regional. Ganó por cansancio, no porque la mayoría de la ciudadanía se hubiera convertido al frenteamplismo.

Lunes negro

En un solo día, el lunes 4, los derechos humanos bajaron en Uruguay unos cuantos escalones. Por la tarde, la Justicia aplicó una lectura perversa del Código Penal para procesar, a instancias de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), a siete opositores por participar en una protesta. Esa misma noche, tres balas policiales, dos de ellas por la espalda, se cobraron la vida de Sergio Lemos, de 19 años, mientras paseaba en moto por el barrio montevideano de Santa Catalina.

La invasión del porro mutante

A la gran teoría conspirativa del año se le cae una ficha: el fondo de inversiones del estadounidense George Soros no conserva acciones de Monsanto. El dato había dado alas a un rumor según el cual la empresa alentaba el proyecto de ley de regulación de la venta de marihuana, a estudio de la Cámara de Senadores, con la intención de desarrollar una semilla transgénica.