Saltar a contenido
Michel Foucault. / Foto: s/d autor, difusión.

El pelado persistente

En una entrevista a Michel Foucault publicada en 2004, Roger-Pol Droit le pregunta si desea que lo consideren un historiador. Foucault responde que pese a su interés por el trabajo de los historiadores, su cometido como pensador es otro. Tampoco se considera un filósofo: “Lo que yo hago no es de ninguna manera una filosofía”, alega. “¿Cómo se definiría usted, entonces?”, termina por preguntar el entrevistador. “Soy un artífice. Fabrico algo que sirva finalmente a un sitio, a una guerra, a una destrucción. Para que podamos proyectar, para que podamos avanzar, para que podamos derribar los muros”, responde el pensador francés. Cumplidos 30 años de su muerte, nadie puede negar la vigencia que el artificio de Michel Foucault sigue teniendo en el pensamiento contemporáneo.

Franja verde para Larry Clark

La última exposición del fotógrafo y cineasta Larry Clark, abierta recientemente en el Museo de Arte Moderno de París, fue prohibida para menores de 18 años un día antes de su apertura, provocando la ira de algunos medios locales y el regocijo de organizaciones religiosas abocadas a la “protección de la infancia”.