Saltar a contenido

La lógica de Glauco

En mayo de 1895 la sociedad montevideana se veía conmovida por el crimen de Josefina Burlando. Con tan sólo 14 años, Josefina fue asesinada en su casa junto a su tía Juana Ereñu. El diario El Siglo destacaba la "ferocidad" del hecho protagonizado por José Spagnamento, quien procurando atenuar la gravedad relató estar enamorado de la niña. La prensa recogió esta información policial señalando que el móvil no había sido otro que “la satisfacción brutal de una pasión violenta”. Como si fuera poco, el agresor se encontraba “tan ávido de sangre” que hubiera matado a su hermano, e incluso intentó atacar a un perro al momento de su fuga.

Las verdes y las verdinegras

“¿De qué cuadro sos, nene?”. De El Tanque señor. “¡No, nene, en serio, no jodas!” Me crié toda la vida así. Entre la incredulidad (sos un manya o un bolso tapado -casi como si fuera un periodista deportivo) y la sorpresa (“¿Qué es El Tanque Sisley?”). Por eso el domingo en Belvedere también fue mágico: se metió en la Copa Sudamericana, faltando aún dos fechas.

No fue la fiesta del fútbol

El domingo frente a la Policía sentí lo mismo que en la época de la dictadura. El no respeto a los derechos, la impunidad y la inseguridad que su presencia produce. No sé si el fin de semana que viene voy a ir a la cancha como lo hago cada fin de semana. Sé distinguir a un hincha de un violento. Por desgracia, hoy no sé hacerlo con la Policía.

Arriba las manos

En 2008, el informe de Desarrollo Humano elaborado por Naciones Unidas detectó que Uruguay tenía Síndrome de Maracaná, en resumidas cuentas la existencia de un estado de nostalgia por un pasado mejor. Este dato, no sorprendente, presentaba un elemento más: la nostalgia de un país visto desde el país que ya no es. Si en la mirada al pasado aplicáramos el “como el Uruguay no hay”, en materia de seguridad ese síndrome seguramente se reforzaría.

La alarma roja

Si bien la influencia actual de la prensa es absolutamente incomparable con la que tenía en el pasado, tan siquiera por la masividad de su acceso, su papel en la transmisión de información y sensaciones en torno a la criminalidad dista de ser un fenómeno nuevo.