Saltar a contenido

Ramiro Sanchiz

Foto principal del artículo 'Ruinas y fantasmas'

Ruinas y fantasmas

Quienes ni hablamos ni leemos japonés no tenemos manera de saber a qué suena la prosa de Haruki Murakami. Las notas biográficas sobre el autor abundan en datos que avanzan en esa dirección: Murakami como fanático del jazz y de The Beatles, Murakami como maratonista, Murakami criticado severamente por los sectores más tradicionalistas de la escena literaria japonesa, Murakami como una figura clave de la literatura posmoderna, Murakami como un lector influido (quizá incluso formado) ante todo por la literatura en lengua inglesa. Más interesante, quizá, sea la atribución de “posmoderno”, que, en rigor, parece una etiqueta fácil de pegar sobre ya demasiados escritores.
Foto principal del artículo 'Explosión'

Explosión

Luego de la muerte de Mario Levrero, en 2004, le siguió una especie de crecimiento exponencial del número de títulos levrerianos disponibles en librerías. En lo que va del año, la “fiebre levreriana” se ha abierto camino también hacia la crítica y han sido publicados tres libros que examinan y celebran la obra y las palabras del autor de Desplazamientos. Esta verdadera explosión, que confirma el lugar de Levrero no sólo entre los tres o cuatro narradores más importantes del siglo XX en Uruguay (es fácil enumerar: Quiroga, Onetti, Felisberto, Levrero) sino también en el contexto más amplio de la narrativa en lengua castellana, además, nos acaba de aportar un texto hasta el momento inédito y llamado a convertirse en un referente inexorable de los estudios levrerianos.
Foto principal del artículo 'El libro del desasosiego'

El libro del desasosiego

La literatura uruguaya reciente abunda en fantasmas y figuras borroneadas, pero también está Daniel Mella. Se trata, para empezar, del único escritor nacido después del golpe de Estado de 1973 que ha logrado configurar una clara historia personal de su escritura, un perfil narrativo de escritor. Luego de su silencio durante la primera década del siglo XXI Mella regresó a la escritura y publicó un libro de relatos, Lava, que retoma lo mejor y más distintivo de sus libros anteriores, y que, además, señala a un escritor más maduro y en pleno control de sus poderes.
Amir Hamed. · Foto: Nicolás Celaya

Una palabra vale un millón de imágenes

Amir Hamed es una figura tan relevante como disidente dentro del ámbito intelectual uruguayo. La proximidad de la presentación de su nueva novela, Cielo 1/2 (mañana a las 19.00 en el Espacio Cultural Contemporáneo), sirvió de excusa para conversar sobre la cultura local y, especialmente, sobre H enciclopedia, un espacio virtual que ha evolucionado de un archivo de la ensayística uruguaya a uno de los más interesantes centros de producción del pensamiento local.
Foto principal del artículo 'El monstruo erudito'

El monstruo erudito

Las 500 páginas de El infinito es sólo una forma de hablar, la reciente novela de Horacio Verzi, llaman la atención en la escena contemporánea, pero difícilmente se trate de un libro tan inusual o extraño como han sugerido algunos reseñistas: es cierto que se trata de una novela ambiciosa como pocas, tramada con rigor y sumamente erudita, pero, por otro lado, sus referentes, sus temas, su lenguaje y sus procedimientos son, sin lugar a dudas, demasiado canónicos para considerarla una obra arriesgada.
China Miéville. · Foto: s/d de autor, difusión, warwickartscentre.co.uk

Weird fiction, socialismo y libertad

Si se buscan sus libros en uno de los muchos sitios web de textos gratuitos -no es piratería, por lo menos para él- aparece, además de sus novelas, una tesis sobre teoría marxista del derecho internacional: el cosmopolita China Miéville se formó en esa área y es un nada discreto militante político. Como muestra, un comentario de su última obra editada en español, y un extracto de uno de sus tantos manifiestos artístico-políticos.
David Foster Wallace. (archivo, junio de 2006) · Foto: Effigie, Leemage, Afp

Fantasma en la máquina

David Foster Wallace se ahorcó en 2008, cuando tenía 46 años, tras un recrudecimiento de su depresión motivado por haber interrumpido -a causa de los efectos secundarios- la medicación que tomaba desde hacía más de una década. Este año apareció en español "El rey pálido", su testamento literario, que habla de quien quizás fue el escritor más brillante de su generación, sin fijarse en fronteras o en lenguas.

Mate marciano

Los Pérez viajan a Marte, novela de Pablo Leguísamo ilustrada por Marcos Vergara, tributa homenajes a la Trilogía Marciana de Kim Stanley Robinson, a la saga de Harry Potter y a elementos del paisaje uruguayo.

No me molestes, mosquito

La ficción “Dengue” (guión de Rodolfo Santullo y arte de Matías Bergara) se instala en una Montevideo del futuro cercano en la que una plaga de mosquitos propagadores de la enfermedad toma la ciudad y diezma a gran parte de la población. En el comic es fácil leer guiños a la “realidad” económica y demográfica de nuestro país; Santullo es consciente de esa lectura posible y no en vano ubica la guarida del líder de los mutantes en el complejo Euskalerría.

Polarizado Polleri

El pincel y el cuchillo, autobiografía de un pintor disidente, pertenece a la categoría “novelas de Polleri” en un sentido doble: por la literal atribución de autor y por señalar la existencia de ese tipo de novelas, idénticas a sí mismas, partes de una obra continua.
Foto principal del artículo 'Superciencia y superhéroes'

Superciencia y superhéroes

Ya que la ficción de superhéroes pertenece al género ciencia ficción, es tentador ponerse a especular con la plausibilidad científica de sus tramas y personajes. De ahí que "Superhéroes de la física" se propuso hacer divulgación científica tomando como eje el contraste de la realidad con lo presentado en las historietas, pero sin estrechez de miras y con una gran generosidad.

Cuestión de energía

De una novela sobre el cambio climático podría esperarse una posición clara, pero en Solar, de Ian McEwan, aparecen otras cosas: que alrededor del tema se ha acumulado tanta estupidez como en cualquier otra área del pensamiento; que los científicos son movidos por intereses políticos, económicos, personales y, ante todo, egoístas; que incluso si hubiera una 'solución' para el problema su implementación debería pasar por tantos filtros que al final no sería tal…
Haruki Murakami en la sede del gobierno catalan, en Barcelona, el 8 de junio.  · Foto:  EFE, Jordi Bedma

Palabras mágicas

"El Paul Auster japonés": la comparación es injusta, pero da una idea de la popularidad y del atractivo que tiene Haruki Murakami entre sus lectores occidentales. Su último proyecto, 1Q84, es una meganovela de tres tomos. Los dos primeros llegaron a Montevideo en un volumen único.