Saltar a contenido
 El pelotón durante la quinta etapa de la Vuelta Ciclista a España 2013 que ha salido de la localidad gallega de Sober y finalizó en el Lago de Sanabria (Zamora). · Foto:  Javier Lizón, Efe

Parado en los pedales

Considerada la tercera vuelta ciclista más relevante del planeta del pedal, la Vuelta a España comenzó una edición más. Con el italiano Nibali como máximo aspirante al título y una zaga de españoles como retadores, entre todos ellos sobresale un uruguayo. Luego de casi 30 años de ausencia, la bandera uruguaya flamea en las mejores rutas.
Facundo Mena, de Boston River, Germán Fernández, de All Boys, y Sebastián Sánchez, de Boston River, por el Torneo Minuano de Fútbol de Salón Juvenil. (archivo, agosto de 2013) · Foto: Fernando Morán

De salón

Los gimnasios cerrados y los pisos de parqué siguen dando vida a la pelota chica. Los torneos de fútbol de salón y fútbol sala están en momentos decisivos. La Federación Uruguaya de Fútbol de Salón (FUFS), con su torneo nacional y los departamentales, y la Asociación Uruguaya de Fútbol (Auf) con su ramificación FIFA, son rivales y hermanos del pique cortito, del caño como argumento o del puntín como definición; inusitada dinámica de lo impensado.

Cada domingo

La golosa industria del entretenimiento ha hecho del fútbol un deporte de vidriera. Perniciosa, va convirtiendo inescrupulosamente las diversas áreas del deporte y la cultura en actividades al servicio del dinero, haciendo confundir la práctica por placer con el juego por billetes. Desvirtuando, aleja cada día un poco más a la parte humana del rumbo. Si es para bien o para mal, no sé. Pero que se aleja es evidente, aunque el inmenso televisor de 98 pulgadas sugiera otra cosa.
Jorge Nerón, luego de convertir el empate para San Carlos, grita el gol hacia la hinchada de Porongos, junto con el preparador físico, Gustavo Barboza, y Rúben Núñez. / foto: Fernando Morán

Esbozo del sendero

57 equipos comenzaron a jugar en 16 series el Campeonato de Clubes del Interior. Una proeza entre carreteras, lujosas y deshechas, y caminos vecinales con mojones que iban desde el grupo A hasta el P; casi un abecedario. El mapa de rutas pasó por todas las ciudades capitales y también por Guichón, Nuevo Berlín, Santa Catalina, San Bautista, General Martínez, Casupá, Gallinal y Castillos, por citar las menos conocidas. Un torneo nacional en sí mismo.
Hincha de Central de San José durante el partido ante San Carlos, ayer, en el estadio del club carolino, en San Carlos. · Foto: Fernando Morán

OFRI

En una jornada inclemente, ayer Porongos y San Carlos se acercaron a la definición de la Copa Nacional de Clubes.
Partido de paleta femenina entre las parejas Mariángel Maneiro-Camila Naviliat, de Mercedes, y Yeny Ponce-Fiorella Garbarino, de Fray Bentos, en el trinquete Jorge Larrouy, del Centro Pelotaris de Mercedes.  (archivo, octubre de 2012) · Foto: Pablo Nogueira

Edificando el Mundial

En octubre Uruguay organizará un mundial sin antecedentes. Será en el clásico deporte de la paleta, o pelota, en categoría juvenil. Su sede será la ciudad de Mercedes, y para ello se está dejando la casa mejor que nunca.
Hinchas de Miramar Misiones, el sábado, en el parque Luis Méndez Piana. / Foto: Nicolás Celaya

Tres de cuatro

Se cargó de adrenalina la definición de los play off de Segunda División. Miramar Misiones y Tacuarembó, luego de ir al alargue, dieron vuelta sus marcadores (1-3 en la ida, ambos) logrando imponerse en el global y pasar a la siguiente fase. Se suman a Torque, que ganó con dos tantos de su goleador Álvez, y a Boston River, que venció a Cerrito. Juntos, equipos e hinchas, también ganaron, sobreponiéndose a los horarios irracionales de los encuentros. No es normal jugar entre semana a las 14.00 y, sobre todo, un sábado a las 10.00, ¡en invierno! En fin, el miércoles habrá más y mejor.
Oscar Tabarez, durante el partido por el tercer puesto de la Copa Confederaciones, que las selecciones de Uruguay e Italia disputaron en el Arena Fonte Nova, en la ciudad de Salvador de Bahía (Brasil). /Foto: Eduardo Martins, Efe

Celeste, siempre celeste

La selección ha recorrido un trayecto intenso en poco menos de un mes. Primero en Puerto Ordaz y luego por los caminos y playas brasileñas. Muchos esperaban lo peor pero Uruguay encontró lo mejor: salió reconfortado y sólido en busca del objetivo mundial.
Jugadores de la selección brasileña tras el 3-0 anotado por Fred ante España en la final de la Copa Confederaciones ayer en estadio Maracaná, de Río de Janeiro, Brasil. /Foto: Srdjan Suki, Efe

Futbolísticamente superior

No tardó nada, pero nada, Brasil en comenzar a ganar el partido. Ni bien se pararon en la cancha, a los 2 minutos, tras una jugada rápida por la derecha, Hulk lanzó el centro al corazón del área, que nadie sacó, y Fred, ubicado donde tienen que estar los goleadores, golpeó al fondo de la red. Explotó el Maracaná, y siguió la fiesta tras haber cantado a capela el himno nacional. Emocionaron.

Tambores unidos

Con la intención de abarcar todo el territorio nacional uniéndolo entre lonja y madera, nace una agrupación con el objetivo de difundir el candombe, respetar su historia y sus derechos, promover la cultura afro, por amor a la causa y sin fines de lucro.
Cesc Fabregas, jugador de la selección española, ayer durante un entrenamiento en el centro Wilson Campos, en las afueras de Recife (Brasil) previo al encuentro con Uruguay el domingo. · Foto: Felipe Trueba, Efe

La Copa por la gloria

Con Gastón Ramírez y Cristian Rodríguez totalmente recuperados, la selección uruguaya cuenta con todo el plantel disponible para el debut en la Copa de las Confederaciones. Seguramente el equipo no sea tan diferente al que jugó y ganó en Puerto Ordaz por las eliminatorias, aunque Suárez y el Cacha Arévalo Ríos cuentan con grandes chances de entrar desde el vamos. Habrá que esperar; de última, es lo que menos importa. Lo que sí es seguro es que desde ayer ya no hay entradas disponibles para ver en cancha a los campeones de América y de Europa: poco más de 38.000 espectadores disfrutarán de un tremendo espectáculo deportivo en el Arena de Pernambuco.

La naranja del mondongo

Cuenta la leyenda que en lo que hoy es el barrio oeste de la ciudad de Mercedes se veían colgados los mondongos, producto de los saladeros que se situaban en la zona, cerca del puerto comercio. Ayer como hoy, barrio de clase trabajadora y pujante. En 1949, un 28 de setiembre, se juntó un grupo de amigos en el viejo almacén de don Eulogio Castro. El objetivo era fundar un club de fútbol para despuntar el vicio.