Saltar a contenido

Subsidios y remiendos

Subsidiar la exportación de ganado sería una de las alternativas que analiza el gobierno ante la caída de precios que afrontan los productores, consecuencia a su vez de acuerdos entre la mayor parte de los frigoríficos. ¿Se justificaría esa medida? Si el problema es la existencia de acuerdos de la mayor parte de la industria frigorífica para rebajar los precios, la medida no cambiaría la situación de base, que es la concentración de la propiedad en esa industria.

Malos augurios y buenas realidades

Las referencias a los cambios en la reglas de juego que generan las iniciativas gubernamentales han sido frecuentes en los últimos años y lo son más al acercarse el período electoral. La amenaza que está detrás de ese argumento es que esos cambios determinarán un freno en las nuevas inversiones. Quienes más activos han estado en la denuncia de estos cambios en las reglas de juego y en anunciar las consecuencias que tendrían han sido los dirigentes de las dos principales organizaciones de empleadores del sector agropecuario y sus allegados.

Detracciones al agro: la sangre no llegará al río

Las detracciones son un instrumento de la política económica como cualquier otro y su aplicación puede ser conveniente o no. Además de su recaudación fácil, pueden diseñarse para ser aplicadas a pocos productos no elaborados, estimulando así el valor agregado nacional, ya que reducen el precio de la materia prima si se destina a la elaboración local y, en algunos casos, reducen también el precio al consumidor uruguayo. Sin embargo, es cierto que no constituyen la mejor opción, porque debilitan las exportaciones. En este sentido es preferible ajustar el diseño y aplicación del Impuesto a la Renta Empresarial agropecuario y que se concrete el impuesto al patrimonio.