Saltar a contenido

Ignacio Martínez

Siempre se vuelve al primer amor

Parecía un pequeño drama dentro del dial uruguayo que la voz de Daniel Figares estuviera ausente de cualquiera de las frecuencias audibles. El periodista, de 51 años, incursionó en todos los formatos de medios de comunicación -su último emprendimiento fue escribir el libro con la biografía oficial de Buitres, por sus 25 años-; sin embargo, es esencialmente un hombre de radio, medio en el que inició su carrera hace casi 40 años, y del que se alejó en 2003. Pero la espera de más de una década terminó: el comunicador volvió a El Espectador, su antigua casa, con “Rompkbzas”, que se emite de lunes a viernes de 11.00 a 14.00. Figares calcula que en lo que va de su carrera hizo unas 3.000 entrevistas; en esta oportunidad, la diaria lo visitó en la radio, para invertir los roles.
Parecía un pequeño drama dentro del dial uruguayo que la voz de Daniel Figares estuviera ausente de cualquiera de las frecuencias audibles. El periodista, de 51 años, incursionó en todos los formatos de medios de comunicación -su último emprendimiento fue escribir el libro con la biografía oficial de Buitres, por sus 25 años-; sin embargo, es esencialmente un hombre de radio, medio en el que inició su carrera hace casi 40 años, y del que se alejó en 2003. Pero la espera de más de una década terminó: el comunicador volvió a El Espectador, su antigua casa, con “Rompkbzas”, que se emite de lunes a viernes de 11.00 a 14.00. Figares calcula que en lo que va de su carrera hizo unas 3.000 entrevistas; en esta oportunidad, la diaria lo visitó en la radio, para invertir los roles.

Chau, Inglaterra

De la movida del “britpop uruguayo” -si se permite semejante oxímoron- todavía da pelea Boomerang, grupo surgido a principios de 2003, liderado por Gonzalo Zipitría en voz y guitarra, que llevaba dos álbumes editados: Premiere (2005) y Complicado (2009). Luego de 5 años de sequía -matizada por el lanzamiento del DVD en vivo Un, dos, tres, va- y de cambios en la integración, la banda volvió con su tercer álbum de estudio: Engañamundos.

La fuente de la belleza

Es imposible recordar a Anita Ekberg sin mencionar, antes que cualquier otra cosa, la inmortal escena de La dolce vita (1959), de Federico Fellini, en la que Sylvia, interpretada por Ekberg, camina por los alrededores de la Fontana di Trevi, con un gatito sobre su cabeza, y, cuando observa la famosa fuente, se olvida del gato y de la piel que le cubre su espalda y hombros, para darse un chapuzón que se convertiría en una de las mayores demostraciones de sensualidad de la historia del cine.

Hola, muchachos

Si hay una persona de la que se puede decir que contiene multitudes es Christian Font: periodista, crítico de cine, actor, músico, carnavalero, comediante y afines. 2015 lo encuentra ensayando para el conjunto de parodistas Los Muchachos.
Si hay una persona de la que se puede decir que contiene multitudes es Christian Font: periodista, crítico de cine, actor, músico, carnavalero, comediante y afines. Reparte su tiempo entre la conducción del programa Buen día, Uruguay, de Canal 4; las columnas humorísticas de Justicia infinita, por Océano FM -emisora en la que acaba de estrenar el programa veraniego Falta menos-, y la docencia de Historia del Cine en la Universidad Católica. De 2011 a 2014 integró la murga Diablos Verdes, y obtuvo la mención a Mejor Figura de la categoría en el primer año. 2015 lo encuentra ensayando para el conjunto de parodistas Los Muchachos, quienes preparan una parodia de “I am Sam”, la película protagonizada por Sean Penn, y otra de “Esperando la carroza”, ambientada en un domingo de elecciones en Uruguay. la diaria se encontró con Font en un bar céntrico del desolado Montevideo de enero, para entrevistar a sus multitudes.

Para novedad, los clásicos

2015 es un año particular para el revival de juegos con cara lavada y aggiornados a la actualidad, dado que las dos consolas de nueva generación más potentes, Xbox One y PlayStation 4, ya llevan un año en el mercado, y los desarrolladores tuvieron el tiempo suficiente como para tantear las posibilidades de las máquinas y lanzar al mercado los pesos pesados con nombre propio.

Los cuentos del Enano

“Piel y hueso” (2011) fue un verdadero tour de forcé para La Vela Puerca: un álbum doble (formato que no abunda en el rock nacional), de 18 canciones, con su primer CD agitable, eléctrico y punk, y el segundo tranquilo, acústico y no punk. Por eso, suena lógico que su siguiente disco tenga la mitad de duración, con mayoría de canciones que no pasan de los tres minutos. “Érase..." se titula el sexto y último disco de los comandados por Sebastián Teysera, y nos muestra a La Vela con el sonido de siempre, un poco más introspectiva y con algunas sorpresas de ribetes pop.

Los viejos de siempre

Todos pasan los 60 años, algunos acarician los 70 y uno cumplió 80. Peinan canas, son viejos, veteranos, o como se los quiera llamar. No se trata del futuro gabinete ministerial de Tabaré Vázquez: son músicos, que podrían quedarse en la comodidad de sus mansiones, jugando con sus nietos y viendo cómo se agrandan sus cuentas bancarias con las regalías de las eternas ediciones remasterizadas. Sin embargo, salieron al ruedo con materiales nuevos, con el abrumador peso de su obra siempre a cuestas. 2014 fue un año en el que legendarios músicos y bandas anglosajonas lanzaron material nuevo, digno de un breve repaso.

Nada dura para siempre

Juanse lideró con su voz y su guitarra a los Ratones Paranoicos durante 25 años: la primera banda de rock argentina que cultivó un sonido pornográficamente similar al de los Rolling Stones, con hits que seguro el aficionado promedio de rock conoce. Juanse lanzó cinco discos como solista -el último fue “Rock es amor igual”, en 2013- y recientemente grabó un homenaje a Norberto Pappo Napolitano, el legendario guitarrista de blues-rock argentino. El álbum cuenta con varios músicos invitados, se titula “Pappo X Juanse” y en Uruguay lo acaba de editar Montevideo Music Group.
Juan Sebastián Gutiérrez, más conocido como Juanse, lideró con su voz y su guitarra a los Ratones Paranoicos durante 25 años: la primera banda de rock argentina que cultivó un sonido pornográficamente similar al de los Rolling Stones, con hits que seguro el aficionado promedio de rock conoce, como “Rock del gato”, “Rock del pedazo”, “Vicio”, “Para siempre”, “Sigue girando”, entre otros. Juanse lanzó cinco discos como solista -el último fue “Rock es amor igual”, en 2013- y recientemente grabó un homenaje a Norberto Pappo Napolitano, el legendario guitarrista de blues-rock argentino fallecido en un accidente de tránsito mientras conducía su motocicleta, en el verano de 2005. El álbum cuenta con varios músicos invitados, se titula “Pappo X Juanse” y en Uruguay lo acaba de editar Montevideo Music Group. Juanse pasó por Montevideo para tocar como invitado de La Triple Nelson en el Teatro de Verano, el sábado, y la diaria no perdió la oportunidad de conversar un rato con el primer rollinga.

Persiguiendo mi risa

Érase una vez una banda de rock que debutó con el disco “Deskarado” (1998) y la canción “Alta magia”. El resto es historia: La Vela Puerca plantó su semilla, que brotó hasta lugares insospechados dentro del rock nacional y fuera de fronteras. Ahora vuelven con su sexto disco de estudio: “Érase..." la diaria subió las escaleras de una casa antigua que oficia de búnker de La Vela Puerca, para charlar con su líder y vocalista, Sebastián Teysera, sobre el nuevo disco, su forma de componer y su nueva vida entre Bichos y flores.
Érase una vez una banda de rock que debutó con el disco Deskarado (1998) y la canción “Alta magia”, aquella que decía: “Pará, hermano, pará un poquito que estamos de la mente”. El resto es historia: La Vela Puerca plantó su semilla, que brotó hasta lugares insospechados dentro del rock nacional y fuera de fronteras. Pasaron “El viejo”, “El huracán” y siguió “Llenos de magia”. Tuvieron El impulso para cambiar de sonido y quedaron Piel y hueso. Hicieron una parada por Pasaje Salvo y ahora vuelven con su sexto disco de estudio: Érase... la diaria subió las escaleras de una casa antigua que oficia de búnker de La Vela Puerca, para charlar con su líder y vocalista, Sebastián Teysera, sobre el nuevo disco, su forma de componer y su nueva vida entre Bichos y flores.

El punk nuestro de cada día

“Anillo de papel” es el corte de difusión del nuevo álbum de Buitres, “Canciones de una noche de verano”. Con sus tintes pop cincuenteros y aires rockabilly -con sus guitarras limpias, sus rítmicas palmas y sus amanerados coros “uh” y “ah”-, podía hacer pensar que la vuelta de Buitres luego de cuatro años venía más volcada hacia el pop, pero el disco tiene la dosis justa para no pasarse al extremo.

Sin la bolsa

Hace más de cinco años que colgó el pijama y se alejó del Libertinaje de Bersuit Vergarabat. También dejó atrás La argentinidad al palo y se mudó a La Paloma (Rocha), lugar que le resultó clave para encontrarse consigo mismo. Inició una carrera solista, primero con el disco Suelto (2009) y luego con su banda La Caravana Mágica, con la que editó dos volúmenes homónimos. Hace unas semanas lanzó su primer CD/DVD en vivo, Cordera vivo, que retrata gran parte de esta segunda carrera. Gustavo Pelado Cordera se presenta hoy y mañana en La Trastienda, motivo por el que la diaria conversó con él sobre casi todo.
Hace más de cinco años que colgó el pijama y se alejó del Libertinaje de Bersuit Vergarabat. También dejó atrás La argentinidad al palo y se mudó a La Paloma (Rocha), lugar que le resultó clave para encontrarse consigo mismo. Inició una carrera solista, primero con el disco Suelto (2009) y luego con su banda La Caravana Mágica, con la que editó dos volúmenes homónimos. Hace unas semanas lanzó su primer CD/DVD en vivo, Cordera vivo, que retrata gran parte de esta segunda carrera. Gustavo Pelado Cordera se presenta hoy y mañana en La Trastienda, motivo por el que la diaria conversó con él sobre casi todo.

El más raro

“Yo no nado, / ni me gusta nadar, / pero sé volar abajo el agua”. Ésta es parte de la letra de “Criminal” que se escucha por los grandes parlantes del estudio de Riki Musso, quien con semblante adolescente muestra uno de los ayudamemorias sonoros que prepara para el toque de presentación de su flamante último álbum, ¡Formidable!. Musso deslizó sus manos por todos los instrumentos del disco -excepto las baterías- y también se ocupó de la grabación, mezcla y producción. El álbum fue lanzado a mitad de año en formato de descarga, y hace pocos días lo editó, a la vieja usanza, Montevideo Music Group. Riki Musso y sus Formidables presentan el disco el viernes 21 de noviembre en Montevideo Music Box.
“Yo no nado, / ni me gusta nadar, / pero sé volar abajo el agua”. Ésta es parte de la letra de “Criminal” que se escucha por los grandes parlantes del estudio de Riki Musso, quien con semblante adolescente muestra uno de los ayudamemorias sonoros que prepara para el toque de presentación de su flamante último álbum, ¡Formidable!. Musso deslizó sus manos por todos los instrumentos del disco -excepto las baterías, de las que se encargó Leonardo Baroncini desde su casa en Indianápolis- y también se ocupó de la grabación, mezcla y producción. El álbum fue lanzado a mitad de año en formato de descarga, y hace pocos días lo editó, a la vieja usanza, Montevideo Music Group. Riki Musso y sus Formidables presentan el disco el viernes 21 de noviembre en Montevideo Music Box. la diaria se hizo un espacio entre monitores con letras de canciones y pedaleras que cambian de efecto automáticamente, para charlar con el primer oriental desertor de El Cuarteto de Nos.

Así soy yo

Hace pocos días El Cuarteto de Nos editó su último álbum, “Habla tu espejo”, y la diaria conversó con su líder, vocalista y compositor, Roberto Musso, sobre el nuevo disco, su trabajo de ingeniero, el programa de televisión “Yo me llamo” y la ida de Riki Musso.
Pasaron 30 años desde que arrancó la odisea, en el lejano 1984, con aquel casete compartido con Alberto Mandrake Wolf. A partir de su debut discográfico retrataron las andanzas de personajes bizarros como Andamio Pijuán, la vieja del zaguán y el gordo del dolor de muelas, que colocaron a El Cuarteto de Nos como una banda sui generis dentro del rock nacional. Hace pocos días El Cuarteto de Nos editó su último álbum, “Habla tu espejo”, y la diaria conversó con su líder, vocalista y compositor, Roberto Musso, sobre el nuevo disco, su trabajo de ingeniero, el programa de televisión “Yo me llamo” y la ida de Riki Musso.

Rarezas campestres

Hacer música es el arte de combinar los horarios. Eso lo sabe muy bien Juan Campodónico, quien divide sus horas entre el tango electrónico de Bajofondo, la producción artística de Cuarteto de Nos -que edita su último disco en estos días- y su liderato en Campo, un proyecto que mezcla diversos géneros. Este año Campo lanzó Remixes y rarezas que hoy se presenta en La Trastienda. Con motivo del toque, Juan Campodónico recibió a la diaria en su estudio, para charlar sobre temas tan variados como la música del grupo apócope de su apellido.
Hacer música es el arte de combinar los horarios. Eso lo sabe muy bien Juan Campodónico, quien divide sus horas entre el tango electrónico de Bajofondo, la producción artística de Cuarteto de Nos -que edita su último disco en estos días- y su liderato en Campo, un proyecto que mezcla diversos géneros -desde la música electrónica hasta la cumbia, pasando por el pop-, en un estilo que ha denominado, casi como un chiste, “subtropical”, porque es música cultivada un poco más al sur del trópico. Este año Campo lanzó Remixes y rarezas, un álbum de versiones alternativas en vivo y otras novedades ligadas al disco debut del grupo, Campo (2011); hoy se presenta en La Trastienda. Con motivo del toque, Juan Campodónico recibió a la diaria en su estudio, para charlar sobre temas tan variados como la música del grupo apócope de su apellido.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

Pasó temporadas en hoteles y en los bares que los rodeaban, en donde cultivó la bohemia. Vivió en la isla de Hidra (Grecia), en una casita sin electricidad, teléfono ni agua, pero con su Olivetti, rodeado de un paisaje que resultaba paradójico para un señor que desborda oscuridad. Sufrió la depresión y los fármacos que la aplacan. Un día se hartó de las giras y se fue un par de años a un monasterio zen, de esos que están en lo alto de una montaña, en los que los discípulos se visten con túnicas como buenos monjes budistas y sus espíritus son guiados por un maestro oriental de nombre impronunciable. En cualquiera de esos lugares escribió novelas, poemas y más poemas, y compuso más de una centena de canciones. Semejante historial daba para que Leonard Cohen estuviera retirado, contemplando sus infinitos reconocimientos, pero nada más ficticio: acaba de cumplir 80 años y lo festeja con álbum nuevo.
Pasó temporadas en hoteles y en los bares que los rodeaban, en donde cultivó la bohemia. Vivió en la isla de Hidra (Grecia), en una casita sin electricidad, teléfono ni agua, pero con su Olivetti, rodeado de un paisaje que resultaba paradójico para un señor que desborda oscuridad. Sufrió la depresión y los fármacos que la aplacan. Un día se hartó de las giras y se fue un par de años a un monasterio zen, de esos que están en lo alto de una montaña, en los que los discípulos se visten con túnicas como buenos monjes budistas y sus espíritus son guiados por un maestro oriental de nombre impronunciable. En cualquiera de esos lugares escribió novelas, poemas y más poemas, y compuso más de una centena de canciones. Semejante historial daba para que Leonard Cohen estuviera retirado, contemplando sus infinitos reconocimientos, pero nada más ficticio: acaba de cumplir 80 años y lo festeja con álbum nuevo.

“Patricio Rey se fue hace tiempo”

Por sus dedos se deslizaron notas que quedaron grabadas de forma indeleble en las páginas más ricas del rock argentino. Tanto es así, que ya no queda mucho por decir sobre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota ni sobre su guitarrista y compositor, Eduardo Skay Beilinson. Pero la banda se separó hace más de una década, y el flaco de pañuelo en la cabeza y Gibson SG entre sus manos ya lleva editados cinco discos como solista; aunque no le gusta llamarlos así, ya que se considera un tipo “de banda”, por más que tenga mayor protagonismo y las canciones sean suyas.
Por sus dedos se deslizaron notas que quedaron grabadas de forma indeleble en las páginas más ricas del rock argentino. Tanto es así, que ya no queda mucho por decir sobre Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota ni sobre su guitarrista y compositor, Eduardo Skay Beilinson. Pero la banda se separó hace más de una década, y el flaco de pañuelo en la cabeza y Gibson SG entre sus manos ya lleva editados cinco discos como solista; aunque no le gusta llamarlos así, ya que se considera un tipo “de banda”, por más que tenga mayor protagonismo y las canciones sean suyas. Skay se presenta viernes y sábado en La Trastienda, siguiendo con la gira de presentación de su último álbum, La luna hueca (2013), y la diaria no perdió la oportunidad para conversar con él.

Nada más queda

Es de rigor decirlo aunque sea por demás sabido: Gustavo Cerati formó parte de Soda Stéreo, no sólo una de las bandas más importantes de la historia del rock argentino, sino una de las más importantes del rock de habla hispana y, quizá, la banda argentina con sonido menos argentino de todas.

Una que sepamos todos

Hoy todos los hombres serán hermanos en el Auditorio Nacional Adela Reta, cuando la Orquesta Juvenil del SODRE (dirigida por el francés Martin Lebel y Ariel Britos) y el Coro Nacional Juvenil (coordinado por Víctor Mederos) interpreten la Novena sinfonía de Ludwig van Beethoven. Es una oportunidad -de las que no abundan- para escuchar en vivo una de las mayores obras de la música universal, que no en vano, a 190 años de su estreno, sigue siendo la sinfonía más popular del repertorio clásico.

Hágase el rock & roll

“-Si sabés de alguien que precise un cantante... -¿Qué tipo de cantante sos? -Canto de todo. -¿A quién te parecés? -A ninguno”. Éste fue parte del diálogo que mantuvo Marion Keisker, la mujer que trabajaba en Memphis Recording Service -luego Sun Studio-, con un botija de 18 años que cayó con su guitarra acústica y cuatro dólares, con la intención de grabar dos canciones para sorprender a su madre el día de su cumpleaños. La señora del estudio probablemente pensó que se trataba de un cantante con exceso de autoestima, o de ésos que le dan color para venderse. Cuando el muchacho empezó a cantar en la cabina de grabación, Marion se dio cuenta de que había algo en él, pero quedó por ésa. Con la guitarra al hombro, un disco de acetato con su atesorada grabación y cuatro dólares menos, el joven Elvis Aaron Presley abandonó el lugar. Pero volvería.