Saltar a contenido

Martín Rodríguez

Primavera cero

Rodeados por la mejor escenografía de la sexta fecha, Nacional y Liverpool hicieron poco más que un programa de cable de bajo presupuesto. Entre cuatro tribunas repletas, sobre la espectacular cancha del Parque Central y bajo el mejor sol primaveral que se ha visto en lo que va del año, gestaron un 0 a 0 que los aleja un poco más de la pelea.

A la Mier

Juan Ramón Carrasco alguna vez estableció la diferencia entre hacer un gol y meterlo. Matías Mier, quien en el esquema del técnico capurrense, Rosario Martínez, aparece como media punta por izquierda, no metió ninguno de los goles con los que Fénix vivió otra tarde soñada ante un grande. Pero esa zurda que augura una carrera tanto o más soñada volvió a ser clave para que los albivioletas convirtieran.

Un verso de Góngora

El Tanque Sisley llegó al Centenario como único líder. Tuvo un buen arranque y logró no perderlo todo al final; estuvo en ventaja pero no aguantó la victoria. Sin embargo, las enormes diferencias de plantel y de objetivos que lo separan de Nacional, lo dejan mucho más contento que a su rival. Nacional chocó contra la buena tarde del arquero Góngora, que tiene su que ver en eso de que el bolso sólo haya ganado dos puntos de nueve.
Un buen segundo tiempo tricolor cambió el aspecto del trámite, pero no consiguió que el equipo de Luis González ganara por primera vez en el Apertura. El Tanque Sisley, que llegó al Centenario como único líder, tuvo un buen arranque y logró no perderlo todo al final. Perdió algo, porque estuvo en ventaja pero no aguantó la victoria. Sin embargo, las enormes diferencias de plantel y de objetivos que separan a uno de otro, lo dejan mucho más contento que a su rival. Nacional chocó contra la buena tarde del arquero Góngora, que tiene su que ver en eso de que el bolso sólo haya ganado dos puntos de nueve.

El tamaño no importa

Defensor no es grande pero se acostumbra a jugar y a ganar en los torneos internacionales. Olimpia es grande pero hace años que anda en la mala. Mora es chiquito pero metió dos goles entre los zagueros paraguayos, que si de algo tienen fama es de eficientes. Los mitos andan en la mala. La versión violeta de Pablo Repetto llama al optimismo mientras que el equipo prepara con ventaja la visita a Asunción en la que se definirá la serie. Fue la vuelta al fútbol oficial luego del Mundial, en un estadio Centenario con casi tantos paraguayos como uruguayos y con un solo rasgo sudafricano: el frío.

Pa'l que se va

Por más que la tradición amiga de los cuadros grandes imponga decir que ayer jugaron Nacional y Cerrito, en realidad Cerrito jugó ante Nacional. Los tricolores se presentaron en el Parque Central por mero compromiso, mientras que los del Cerrito de la Victoria lo hicieron con el objetivo de quedarse en Primera. El partido tuvo su razón de ser en la permanencia o el descenso de los de Marcelo Saralegui: el 3 a 1 con el que ganó Nacional se sumó a las victorias de Tacuarembó y de Rampla Juniors y desencadenó la pérdida de la categoría de los auriverdes, que con sólo un empate se hubieran asegurado un año más en la A.

Cerro a lo perro

Mucho antes de que El Diario del Lunes entrara a la imprenta pensé que Nacional tenía un desafío de alta exigencia al enfrentarse a Cerro. Flotaba en el ambiente la sensación de que el examen a rendir por el equipo de Eduardo Acevedo era el más duro de los que le quedaban en el Torneo Clausura, además del clásico pendiente. Le erré. Cerro no fue un rival duro para Nacional: simplemente fue mucho mejor. Tuvo la personalidad necesaria para sobreponerse a un comienzo adverso y fútbol de sobra para coquetear con la goleada. Los albicelestes ganaron por 3 a 1 ante 10.000 presentes en la fiesta de la Villa.

Como en casa

Nacional puso experiencia y clase para llevarse ayer tres puntos de visitante ante Banfield, y es líder en su grupo de la Copa Libertadores.

¿Me quedo contigo o te llevo conmigo?

Fénix no baja ni se baja. Al ganarle a Rampla Juniors por 1 a 0, estiró la convivencia con la paradoja: escolta al líder del Torneo Clausura mientras intenta zafar de la zona de descenso. Una versión futbolera del multiempleo. ¿Qué mejor que pelear un campeonato para no bajar? Es una manera de perseguir el objetivo de quedarse en la A que marca a fuego su historia, pero de hacerlo con la moral alta.

Peña rol

Esto es Peñarol: pelota al piso, combinaciones en velocidad y presión de la buena. La otra cara, la hija de las derrotas de los últimos años que volvió pesadas varias de las mochilas más recientes, parece haber desaparecido. Al menos, el equipo de Diego Aguirre transmite la sensación de canalizarla de otra manera. Como si por cada deuda pendiente hubiera un motivo más para empeñarse en cumplir con un libreto agradable a los ojos pero también efectivo. El partido ante Liverpool fue tan duro como bien ganado.

Todas las emociones

Cuando Pacheco marcó el 3 a 0 al comienzo del segundo tiempo, nadie se imaginó que 34 minutos después Wanderers arañaría un empate con sabor a hazaña. No hubiera sido justo con Peñarol, pero pudo ser. Puerari perdió un mano a mano ante Sosa. Fue en plena arremetida bohemia, poco antes del definitivo y merecido 4 a 2 convertido por Martinuccio en tiempo suplementario. Peñarol debutó con una victoria y confirmó que se propone hacer las cosas mejor que antes. No es poco.

Nacional y popular

Hay clásicos que ascienden a la categoría de "el clásico de...". En cualquier mesa uruguaya de bar de 2025 o 2032 los más memoriosos y babosos hinchas de Nacional hablarán del clásico de la goleada cuando recuerden el último Nacional-Peñarol de la década en retirada. El 3 a 0 de ayer será una carta a jugar ante cualquier recuerdo similar pero útil para los intereses de sus contendientes, porque la diferencia fue una de ésas que se aprecian de tanto en tanto.

Adentro

Sufriendo, como siempre, la celeste de Tabárez logró el objetivo de clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Esto es para Tinelli

Con un planteo conservador pero efectivo para cerrarle los caminos a un rival necesitado, River Plate sacó un empate a 1 de su visita a Bahía e hizo más historia en la Copa Sudamericana al sellar su clasificación a cuartos de final. El equipo de Carrasco jugó con la tranquilidad que le dio la carta más alta que tuvo en el mazo, el 4 a 1 que consiguió en el encuentro de ida disputado en Montevideo.