Rascá la cáscara

Empezó el Carnaval 2018: dónde y cómo disfrutarlo

Ese eterno trajinar

Por más que se pretenda ser eficaz y no fracasar delante de los ojos del tiempo, al Velódromo se llega contra reloj cualquier día entre semana. Fichar la grilla de antemano es fundamental. A cuenta y riesgo, el primer número de la noche se suele dejar bajo el criterio de flexibilidad y nadie reprochará si se entra tarde. Los organizadores son bichos: el primer conjunto en subir no es, por lo general, de los que mejor funcionan en el carnaval.

¡Qué cogote!

La tribu está de fiesta porque piano, repique y chico se prestan para una más: el viernes, previo al feriado de Carnaval, negros y lubolos se fueron para el balneario top de Uruguay: Punta del Este. Hace bastante tiempo que el candombe ha venido conquistado espacios para pasar a formar parte del acervo cultural, incluso en lugares impensados.

El cielo con las manos

En el Desfile de Llamadas la insignia que abre cada grupo es su portaestandarte. Cada uno tiene el propio, diseñado en tela y con dibujos, nombres o leyendas. Marcas de identificación también son los colores con los cuales representan sus orígenes: Nigeria, Ruanda, Senegal, Benguela, Kenia, Camerún, entre otras naciones o tribus. Los reyes congos están de fiesta; Pedro Figari también.

Carnaval itinerante

Centro Cultural y Social Fraternidad, Heraclio Fajardo 3466 esquina Joaquín de Chopitea, Cerrito de la Victoria. Desde la vereda donde está el salón de fiestas y hasta la casa del vecino de enfrente, un ómnibus de CUTCSA corta transversalmente la calle. El barrio es un hormiguero, ida y vuelta entre caminatas y preguntas de ¿a qué hora empieza? Vienen y se van, como hormigas que no encuentran la salida en la rama del árbol. El reloj indica las 20.30. Para la hora fijada faltan 30 minutos.

Soy Canillita, gran personaje

Basta que se aproxime febrero para recordar la historia de la murga, y está bien, porque la cultura es memoria, y en el caso del carnaval, la identificación -y el sentido de pertenencia- popular es muy grande y pesa. Por otra parte, las murgas, como todo producto cultural, han ido mutando con el tiempo. Aquí el nudo de la cuestión: de las esencias murgueras, ¿cuánto queda de la murga-murga?