Saltar a contenido

Sobre la necesidad de priorizar a niñas, niños y adolescentes

La primera de todas las prioridades a encarar por el país es la más decidida y frontal lucha contra la infantilización de la pobreza. No puede haber otra prioridad si lo que pretendemos es profundizar la calidad democrática de la sociedad uruguaya.

Crisis de la educación, retórica y debate educativo

Una de las estrategias retóricas más comúnmente utilizadas para persuadir acerca de la existencia de una crisis en la educación uruguaya es ubicar este enunciado como una realidad ya totalmente probada y plenamente asumida por nuestra sociedad.
Una de las estrategias retóricas más comúnmente utilizadas para persuadir acerca de la existencia de una crisis en la educación uruguaya es ubicar este enunciado como una realidad ya totalmente probada y plenamente asumida por nuestra sociedad. Es común escuchar que “como todos sabemos”, “como ya ha sido ampliamente demostrado” o “como ya es conocido”, la educación uruguaya estaría en crisis. “Crisis”, en estos enunciados, equivale a “situación catastrófica” que requiere de medidas extremas y urgentes para ser superada.

La educación como derecho

El sistema educativo uruguayo produce resultados fuertemente vinculados a los niveles socioeconómicos de los que provienen sus estudiantes. Ello obviamente repercute en el acceso a la educación superior, que se encuentra también fuertemente estratificada en términos socioeconómicos. Resulta claro que el sistema educativo uruguayo, en toda su extensión, funciona reproduciendo y naturalizando las desigualdades sociales.