Economía y geopolítica

Para Grecia, no seguir negociando implicaba no poder hacer frente a las obligaciones, entrar en default e, inexorablemente, abandonar el euro.