Saltar a contenido

Julia Muriel Dominzain y Diego González

Manifestación en el marco de la huelga convocada por los sindicatos de funcionarios de Argentina,
ayer, en el centro de Buenos Aires. Foto: David Fernández, Efe

Para empezar

Con menos de tres meses de gestión, Mauricio Macri ya tuvo su primer paro nacional. La medida, liderada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y acompañada por decenas de gremios estatales y organizaciones sociales, fue la primera demostración de fuerza ante los masivos despidos, el aumento de tarifas y el polémico protocolo de seguridad que anunció el gobierno la semana pasada.
Miembros de la Cámara Nacional Electoral argentina y los jefes de campaña de los candidatos en las elecciones presidenciales, ayer, en Buenos Aires. Foto: Victoria Egurza, Efe

Para elegir

A dos días de las elecciones, los candidatos ya cerraron sus campañas con actos en diferentes puntos del país y arrancó la veda política en Argentina. Este domingo se elegirá presidente y vicepresidente, 43 parlamentarios del Mercosur, 24 senadores, 130 bancas en la Cámara de Diputados y 11 gobernadores. Mientras la oposición agita con antelación el fantasma del fraude, casi 32 millones de argentinos se preparan para votar.
Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires y candidato a la presidencia de Argentina, durante un partido, el 26 de setiembre, en la provincia de Buenos Aires. Foto: David Fernández, Efe

Juega de taco

A un mes de las elecciones argentinas, el candidato oficialista a la presidencia, Daniel Scioli, latinoamericanizó la campaña. Visitó varios países de la región y fue recibiendo, de a uno, el apoyo de dirigentes como el presidente boliviano, Evo Morales, el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y el uruguayo José Mujica. Más al norte, en Cuba, Scioli encuentra una inspiración en Raúl Castro, el dirigente al que le tocó ocupar el lugar de Fidel y que marcó su propio rumbo.