Saltar a contenido
Foto principal del artículo 'De ligas, alianzas y asociaciones'

De ligas, alianzas y asociaciones

"Feminismos y política en el Uruguay del Novecientos. Internacionalismo, culturas políticas e identidades de género (1906-1932)", de Inés Cuadro Cawen
Claudia Pérez.  · Foto: Andrés Cuenca

Conversaciones sobre el teatro y lo subalternizado

Con Claudia Pérez, coordinadora del libro sobre Nelly Goitiño, Laura Escalante y Elena Zuasti que se presenta hoy en el Solís
Teatro breve. · Foto: s/d de autor

Teatro breve: ¿El futur(ism)o es hoy?

Edoardo Albinati.
 · Foto: Ángelo Loy

Sobre la relevancia del escritor contemporáneo y otros asuntos

Con el escritor italiano Edoardo Albinati
Actos de amor perdidos, de Tamara Cubas. · Foto: Nicolás der Agopian

El teatro, cartografiado

Liz Agiss en Slap & Tickle.  · Foto: Joe Murray

Bofetadas y cosquillas en la Muniz

El espectáculo británico Slap and Tickle llega este fin de semana
Ella sobre ella.

El cuadro se animó

Reseña de "Ella sobre ella", dramaturgia y dirección de Marianella Morena, con Mané Pérez

Solo sé que lo sé todo

Versión de "Barranca abajo", de Florencio Sánchez
Los crueles.
 · Foto: Maite Yerle

La cáscara de banana

Últimas funciones de "Los crueles", de Viviana Stagnaro
Y los lugares comunes. Foto: Gonzalo Nogueira.

Muy bienvenidos a casa

Reseña de la obra teatral "Y los lugares comunes", dirigida por Estíbaliz Solís Carvajal
Clase, de Guillermo Calderón,
dirigida por Alberto Coco Rivero. Con
Rogelio Gracia y Camila Vives. Sala
Verdi, hasta el 21 de agosto; lunes
a sábados a las 21.00 y domingos
a las 18.00.

Clases de ritmo

Del teatro en que se ambientaba "Neva" al aula en que se inscribe "Clase" (2008), estrenada el viernes, con dirección de "Coco" Rivero, en el marco de la III Muestra Iberoamericana de Teatro de Montevideo, se mantienen el ritmo vertiginoso del texto y sus asociaciones promiscuas y cáusticas. La marca en Guillermo Calderón sería el ritmo vehemente construido sobre parlamentos largos de frases cortísimas, dichos a velocidades imposibles, el abuso de la aliteración y sus resonancias poéticas para diálogos que coquetean con la grosería.
Umberto Eco durante la presentación de su libro El cementerio de Praga, en Madrid, España.
Foto:Juan M Espinosa, Efe (archivo, diciembre de 2010)

Apocalíptico e integrado

La cuestión de si Umberto Eco fue, narrativamente, un autor posmoderno, como se lo “acusó” de ser luego de su primera incursión en la narrativa (tardía, a los 48 años) con "El nombre de la rosa", pierde todo sentido en nuestros tiempos, que todavía no hallaron una etiqueta como aquélla para definirse. Sin embargo, Eco -fallecido a causa de un cáncer el viernes, a los 84 años- había anticipado y luego desarrollado un rasgo fundamental de la posmodernidad: la fluidez para pasar de los tópicos y nombres más serios a los triviales, sin pudor ni encorsetamiento, pero a la vez, y a diferencia de una parte ingente de los posmodernos, sin perder casi nunca su típica claridad y agudeza de análisis.
Los programas hablan, de Álvaro
Sanjurjo Toucon. Ediciones del
Cuartito, 2015. 159 páginas

De contenidos y envases

“Los programas hablan”, del investigador Álvaro Sanjurjo Toucon, sobre el cine y los programas cinematográficos en Uruguay.
Foto principal del artículo 'Pudores textuales'

Pudores textuales

Texto y primera dirección de la actriz Valeria Fontán, "Los heridos" es, al mismo tiempo, utilización desfachatada de los clásicos y alejamiento de varias prácticas que circundan la reescritura. Como todo acto creativo, por lo menos a partir del siglo XX, parece legitimarse en dos planos: el del objeto (para el teatro, un texto tal como se materializa en escena) y el del discurso sobre él (la historia de su origen, el proceso de su escritura, la investigación que supuso, etcétera).
Constelaciones.Foto: Alejandro Persichetti

Una de las posibles, infinitas reseñas

Estructurada a partir de 50 microescenas, "Constelaciones" prueba a descomponer cada etapa de una historia de amor (ostensiblemente convencional) en distintas posibilidades simultáneas, planteando en línea secuencial -como el lenguaje mismo- eso que debería ser paralelo, eso que desde las premisas es una imposibilidad escénica.
David Hammond. Foto: Santiago Mazzarovich

El glamour de la excelencia

Tras el éxito de “Perdidos en Yonkers”, allá por 1992, el estadounidense David Hammond volvió periódicamente a Montevideo. Esta vez lo convocó la Comedia Nacional para que dirigiera “Cat on a Hot Tin Roof” (La gata sobre el tejado caliente), de Tennessee Williams. Docente de instituciones prestigiosas como The Juilliard School y las universidades de Yale, de Carolina del Norte, de Nueva York y de Harvard, Hammond también dictó en Uruguay un taller para estudiantes, docentes y egresados de la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático, con sede en El Tinglado. la diaria conversó con el director sobre estas actividades y algunas cosas más.
Cocinando con Elisa. Foto: Alejandro Persichetti

Gentille alouette

La Sala 0 del teatro El Galpón se transmuta, en manos del escenógrafo Rodolfo da Costa, en una deliciosa cocina de campaña: equipamientos sólidos y nobles (horno a leña, cuchillos, cuchillas y cucharones, así como ollas de hierro y aluminio) y productos frescos y apetitosos (verduras, hierbas, aves y liebres, aceites, vinos, vinagres y vinagretas). Desde que llegaron los foodies y lo gourmet pasó a ser sólo un canal en el que anidan chefs hastiados que torturan aprendices con inequívocas inclinaciones sadomaso, muchas cosas cambiaron. Por ejemplo la mirada sobre "Cocinando con Elisa", de Lucía Laragione, estrenada por primera vez en 1997.