El proyecto de construcción en 21 de Setiembre y Williman, vano intento de “complacer a todos”

En estos días se ha propagado como un virus la torpe imagen del edificio de apartamentos proyectado para la esquina de 21 de Setiembre y Williman. Un clásico punto identificado por la curiosa obra de Humberto Pittamiglio (1887-1966) -autor de otras rarezas como su propio “castillo”, situado en la rambla Mahatma Gandhi entre 21 de Setiembre y Vázquez Ledesma, y el edificio San Felipe y Santiago, ubicado en Guayabos y Emilio Frugoni-, que hasta hace poco alojaba en su planta baja la célebre confitería Cantegrill.

De principio a fin

“La enseñanza de Torres creo que fue lo que más influyó sobre mí. Olvidándome de todo lo que había aprendido, empecé de nuevo a construir modestamente sin tratar de imitar a nadie”. Así transmite Ernesto Leborgne (1906-1986) el impacto que la mirada del pintor tuvo en su propia obra, en medio del diálogo que mantiene con Mariano Arana, José Luis Livni y Lorenzo Garabelli en enero de 1981. Y así se aprecia en lo que realiza tras el encuentro con el maestro: una rara secuencia de piedras preciosas, un universo peculiar y extraño que parece disolver el hiato establecido entre arte y arquitectura.