Nicolás Lasa - la diaria:

Yo, que no soy trans