Saltar a contenido
noticias

Internacional

La presidenta Cristina Fernández junto al féretro de Néstor Kirchner, en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos del Bicentenario, en la Casa Rosada · Foto: Presidencia argentina, s/d de autor

Un poco más solas

Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo despidieron ayer en Buenos Aires al ex presidente argentino Néstor Kirchner.

Dilma Rouseff, ayer, cuando concurrió a una reunión con la Federación Única de los Petroleros (FUP), en Brasilia.  · Foto: Abr, Valter Campanato

Esperando el domingo

Los candidatos a la presidencia de Brasil hicieron esta semana sus últimos intentos de sumar votos para el balotaje del domingo, en una campaña a la que ingresó incluso el Vaticano. Las encuestas indican que aumentó la ventaja de la candidata oficialista, pero la oposición insiste en que los sondeos se pueden equivocar, como lo hicieron los que dieron la victoria a Dilma Rousseff en primera vuelta.

Una muerte en la familia

Lo que nunca entendió Luis Batlle fue que Perón era su primo hermano y que no podían estar peleados, decía Alberto Methol Ferré en El Uruguay como problema. La desconfianza de aquel Batlle hacia lo que encarnaba el líder argentino se continuó en los sucesivos gobiernos uruguayos hasta la llegada de José Mujica a la presidencia. Nacionalista por tradición y lector de aquellos intelectuales que cuestionaban el neobatllismo, Mujica advirtió el parentesco entre el proyecto que él encabeza y el que han esbozado los Kirchner. Tuvo que hacer malabares para disimular esa ligazón durante la campaña electoral y supo cosechar sus frutos en el destrabe del conflicto diplomático ocasionado por las plantas de celulosa.
Néstor Kirchner, entonces presidente de la República Argentina, en el balcón del Palacio Estévez, luego de la ceremonia de asunción presidencial de Tabaré Vázquez. (archivo, marzo de 2005) · Foto: Fernando Morán

Cambio y fuera

Entre su ascenso inesperado y su muerte temprana, Néstor Kirchner dejó una profunda huella en la política argentina.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se prepara para hablar, en un acto de apoyo a la candidatura al Senado de Barbara
Boxer en la Universidad de Southern California en Los Angeles, el viernes.  foto: efe, alex gallardo · Foto: Efe, Alex Gallardo

Obama al rescate

Estados Unidos renueva el martes el Congreso, una treintena de sus gobernaciones y otros puestos locales y estatales. Estas elecciones a medio mandato son, en general, poco favorables al presidente en ejercicio. Pero Barack Obama espera recuperar a sus electores de 2008 y apela en particular a mujeres y jóvenes, sobre todo a los latinoamericanos.

Mirando de reojo

Pese a la neutralidad declarada por el Partido Verde (PV) para el balotaje del domingo en Brasil, su ex candidata a la presidencia, Marina Silva, dijo ayer que el programa de la oficialista, Dilma Rousseff, publicado el lunes, se acerca más al suyo que el del opositor José Serra.
La líder izquierdista Susana Villarán, acompañada de varios cientos de personas, realizó una manifestación ante el Jurado Nacional
de Elecciones (JNE) en Lima, el lunes, para exigir que se entregue los resultados finales de las elecciones a la alcaldía de la ciudad,
celebradas el 3 de octubre.  · Foto: Efe, Paolo Aguilar

Lo importante es competir

Por cuenta propia

La Unión Europea mantuvo ayer su “posición común” frente a Cuba, aunque encargó a la alta representante Catherine Ashton establecer contactos políticos y explorar caminos de acercamiento a la isla. El acuerdo fue un punto medio entre los países más escépticos, que querían mantener el aislamiento total, y aquellos como España, que buscaban un reconocimiento a los gestos hechos en los últimos meses: no sólo la liberación de opositores presos, sino también las reformas económicas que impulsa La Habana.

Regalos de amigos

El diario estadounidense The New York Times publicó que el asesor presidencial afgano, Umar Daudzai, recibía dinero de Irán de manera regular. Ayer, el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, confirmó la información en conferencia de prensa: “Varias veces al año recibimos de Irán sumas del orden de 500.000 a 600.000 euros [de 690.000 a 830.000 dólares] para los gastos operativos de la administración”, admitió, antes de agregar: “Es todo transparente [...]. El dinero llega en bolsas”.