Saltar a contenido

Fuera de sección

Estas viendo todos los artículos con la etiqueta "Fuera de sección".


Por Mauricio Bruno

Eastworld*

Intuyo que a esta altura del relato la mayoría de ustedes habrá descubierto que lo que acabo de contar nunca ocurrió realmente. Nada. Ni lo primero, ni lo segundo. Es probable que varios estén evaluando abandonar la lectura en este preciso instante. Quédense un rato, nada más. Primero, porque les voy a dar la razón: si bien el nombre del medio en que estoy escribiendo sugiere que las cosas que se presentan en sus páginas pueden hacerlo bajo formas alternativas u opuestas a las tradicionales, en última instancia no deja de ser un diario y todos aspiramos a que las cosas que aparecen escritas en los diarios no sean creaciones de la imaginación pretendidamente reales, a no ser que el propio diario nos advierta explícitamente de ello. Ese es el pacto que firmamos los lectores.


Hitler, Stalin y nuestro interior

Cómo conversar con un fascista

¿Qué cosa hace que uno escriba? Al principio es una tensión, un clima espeso, un olor a piña de garrón. ¿Lo sintieron alguna vez? El olor a piña de garrón es un vaho flotando en el aire que te indica que cuando menos te lo esperes y desde cualquier lugar, alguien te la va a dar.


Sindicalismo y paridad

La invisibilidad en la transparencia

¿Por qué propuse la “paridad de géneros” previo a unas elecciones sindicales en el Estado? Porque necesitamos aprender a tramitar los conflictos políticos sin que eso implique legitimar la violencia del amo. ¿Cuál es el problema con pensar-sentir distinto? ¿Es importante pensar que las palabras “circulan” en el sindicalismo? ¿Para qué hablar de “paridad” frente a la posibilidad de elecciones sindicales? ¿Desde dónde partir para escribir un texto sobre la “paridad”? ¿Qué es la “paridad”? ¿A quién le importa la “paridad”? ¿Encerrarse en el silencio o acostumbrarse al dolor de oído? ¿Anclarse en la escucha? ¿Perderse en la mirada del otro? ¿Quién es ese otro? ¿Qué implica tomar una palabra?


Poemas, recuerdos y desapariciones

Área de recuerdos

Tengo un recuerdo inventado que me acompaña desde la niñez: ronda el mes de marzo de 1976. Caminamos con mi madre por el barrio, tomadas de la mano. Yo tengo cuatro o cinco años. Ella tiene una panza enorme, está embarazada de mi hermano mayor. Caminamos apuradas, disimulando un trote miedoso. Su expresión lo explica todo. Doblamos la esquina al divisar un tanque de guerra.


Historia de la violencia en cinco actos

Hay una idea muy extendida de que el siglo XX fue el siglo de las ideologías, la época en la que más gente estuvo dispuesta morir por ideas que ataron pasado, presente y futuro y que se materializaron en estados y partidos, mientras que el siglo XXI -que empezó, más o menos, en 1990- es el siglo de la incertidumbre, una época tan violenta como sin sentido en la que todos podemos encontrar la muerte por las razones más inesperadas, inverosímiles y estúpidas.


imágenes, amor y redes sociales

La crisis del fin del mundo

Los primeros tipos que fueron a un cine, hace como 120 años, salieron corriendo y aterrados de la sala cuando vieron que desde la pantalla se les venía encima una locomotora a toda velocidad. Esas personas, por obvias razones, todavía no estaban preparadas para dilucidar las relaciones entre realidad y ficción que involucraba el nuevo dispositivo técnico comunicacional con el que estaban interactuando, el cine. Lo que sus ojos veían era verdad.