Nacional, Sociedad

5.3.13
  • Permalink
  • Discusión
  • Feed RSS de la discusión
  • Imprimir

Quebrada

La Dirección Nacional de Medio Ambiente no autorizó proyecto de cementera de ANCAP.

El proyecto La Crucera, presentado por ANCAP para la instalación de una cementera en el departamento de Treinta y Tres, no fue autorizado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA). Entre los argumentos técnicos se menciona la cercanía del lugar escogido con la Quebrada de los Cuervos, zona que ingresó al Sistema Nacional de Áreas Protegidas en 2008.

El objetivo que se planteó el emprendimiento La Crucera es la explotación de una cantera para la extracción de roca caliza apta para ser utilizada como materia prima en la producción de cemento pórtland. Fue promovido por Cementos del Plata (integrado por ANCAP y la empresa argentina Loma Negra) y cumplió los requisitos formales ante la Dinama, que estuvo a cargo de la Evaluación de Impacto Ambiental. La zona escogida es cercana a la Quebrada de los Cuervos en el departamento de Treinta y Tres. La semana pasada, el organismo comunicó a ANCAP que el resultado de la evaluación fue que el proyecto no es ambientalmente viable. El titular de la Dinama, Jorge Rucks, explicó a la diaria: “Nosotros analizamos la solicitud de la empresa. Ésta se localiza en una zona vecina a la Quebrada de los Cuervos, que es un área ambientalmente protegida y donde hay una cascada con valor paisajístico importante. Por este motivo, se consideró que no era conveniente la extracción de caliza en esa zona, ya que podría generar situaciones no deseadas”, dijo Rucks. Entre ellas hizo referencia al tránsito pesado que sería habitual en la zona si se llevara adelante el proyecto. Además, comentó que se realizó un balance de elementos negativos y positivos, del cual resultó que el emprendimiento “ponía en riesgo los valores del área protegida”.

El 23 de octubre de 2012, cuando se realizó la audiencia pública en la ciudad de Treinta y Tres, grupos de vecinos de la zona se mostraron descontentos con la propuesta y participaron brindando argumentos para que no se desarrollara el proyecto. Al respecto Rucks sostuvo que “la audiencia confirmó la preocupación de los vecinos. La Dinama, por su parte, confirma que desde el punto de vista técnico el proyecto no es viable porque los daños ambientales serían de carácter importante e irreversibles. Es por eso que se desestimó la autorización”. La resolución ya fue notificada a ANCAP. Consultado, el director del ente, Germán Riet, dijo: “La empresa tiene que acatar lo establecido por la Dinama. Es coincidente con los principios que se manejan. Hay que tratar de lograr proyectos que vayan por el desarrollo económico y social y no contra el medio ambiente. Cuando no se puede, no se puede. Ésta es la situación”, concluyó. Y aclaró: “Esta iniciativa era una cantera que se había descubierto pero no estaba vinculada a ningún proyecto industrial. No se suspendió ningún proyecto industrial de ANCAP”.

Vecinos de la zona de la Quebrada de los Cuervos que asistieron a la Audiencia Pública comentaron a la diaria que estaban muy contentos por la determinación en contra del proyecto, ya que hace tiempo vienen demostrando su posición. Una comunicación difundida por la Sociedad de Fomento Rural Quebrada de los Cuervos expresa: “Conocida la resolución que da la razón a los vecinos movilizados, la herramienta de la movilización popular queda ratificada como eficaz para impedir la concreción de negocios depredadores, cuyos promotores priorizan el lucro minimizando los daños al medioambiente”.

Por su parte, el director de la Dinama dejó claro que “el tema está cerrado. Si hubiera habido alternativas de relocalizar se hubieran planteado”. “Las evaluaciones son causísticas y se desarrollan para un lugar determinado en una situación específica, y para esa cantera de cal la explotación no es recomendable”, concluyó Rucks.