Ir al contenido

Cultura | Miércoles 10 • Febrero • 2016

Libros abreviados

El día de los cuentos

En 1933, el diario Crítica empezó a publicar el suplemento Revista Multicolor de los Sábados, dirigido por Jorge Luis Borges y Ulyses Petit de Murat. Este libro recopila cuentos que aparecieron allí, de Juan Carlos Onetti (un fragmento de Tiempo de abrazar), Anton Chéjov (“Un lindo sermón”), Jack London (“Caras peladas”), GK Chesterton (“El muerto de la casa del pavo real”), Rudyard Kipling (“La puerta de los cien pesares”), HG Wells (“El cono”), Charles Dickens (“El señalero”), Ernest Hemingway (“En otro país”) y O Henry (“La pieza amueblada”), entre otros clásicos y nombres olvidados. Cuentos para leer los sábados. Elegidos por JL Borges y U Petit de Murat para Crítica. Alfaguara, 331 páginas.

El pibe

A casi un año de la muerte de Carlos Maggi, Miguel Ángel Campodónico publicó este libro, donde reúne no sólo lo vinculado con su carrera y su actividad política e intelectual, sino también datos marginales y reveladores, pasando por su obra narrativa, teatral, periodística e histórica, además de las infaltables visitas al café Metro y su papel -siendo un colorado batllista- en la fundación del Frente Amplio. A veces con algunos deslices de escritura, Maggi vuelve a confirmar a este padrino entusiasta que contó con un amplio repertorio de registros, en los que se percibía la necesidad de romper con los modelos clásicos. Maggi, de Miguel Ángel Campodónico. Fin de Siglo, 237 páginas.

Días de celuloide

Sobre Woody Allen y su encantador desencanto se han escrito muchos libros -biográficos, cinematográficos, de entrevistas-. Natalio Grueso, productor cultural y conocido de Allen, se propuso acercar la imagen del cineasta a su público, relatando anécdotas inéditas y aportando datos sobre su vida, sus comienzos y su forma de trabajo. En un estilo que persigue la difusión más que el análisis riguroso, Grueso cruza la biografía, la conversación, el ensayo, el comentario sobre algunas películas y, sobre todo, su visión personal. O sea, la de un fan que lo idealiza y que incluso elude notorios hechos polémicos. Woody Allen. El último genio, de Natalio Grueso. Plaza & Janés, 265 páginas.

Sabe de qué habla

Lizardo Valdez decidió ambientar su primera novela, Lázaro y nosotros. El silencio atronador del Vilardebó, en ese conocido hospital, que dirigió (así como el Programa de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública). Tres estudiantes de psicología y uno de sus docentes se ven involucrados en hechos extraños, y al buscar respuestas se enfrentan al desafío de discernir los límites entre la ficción y la realidad, y entre la cordura y la locura, construyendo un policial que cruza historias que rodean al Vilardebó, la política, el esoterismo, las apariciones, los portales a otras realidades y los linajes charrúas. Lázaro y nosotros. El silencio atronador del Vilardebó, de Talo Valdez. Edición de autor, 224 páginas.


Etiquetas