Ir al contenido

Cultura | Viernes 26 • Febrero • 2016

Marca país

Por primera vez en su historia, la Comedia Nacional dedicará todo un año a autores nacionales.

Si bien la Comedia Nacional (CN) fue fundada con el objetivo de difundir y representar obras de autores uruguayos, con el tiempo el perfil del elenco oficial fue inclinándose hacia el repertorio clásico. Algunos atribuyen eso a la aparición de figuras como la de Margarita Xirgu y otros directores, especializados en el teatro clásico. Cuando Mario Ferreira volvió a asumir la dirección de la CN (ver http://ladiaria.com.uy/UJb), dijo a la diaria que se debía tener más en cuenta la dramaturgia nacional y que había llegado el momento de atender “toda esa zona de autores que no hemos abordado o a los que no hemos llegado”, por lo que era “necesario hacer apuestas fuertes”.

Ahora Ferreira confirmó a la diaria que este año el elenco oficial dedicará su temporada a la dramaturgia nacional: dijo que desde hace un tiempo percibe que los autores nacionales reclaman por la poca presencia de sus textos en la programación de la CN, y que “si bien eso no obedece a razones caprichosas, porque siempre hemos estudiado y tomado contacto con textos de autores uruguayos, la idea de que la programación de la CN fuera heterogénea siempre nos impulsaba más, y, de alguna manera, cuando hoy en día hacemos cualquier texto contemporáneo de cualquier lugar del mundo, dialoga perfectamente con nuestro público y nuestra sociedad. Hemos comprobado que obras de autores rusos funcionan muy bien y pueden interpelarnos en el mejor de los sentidos, pero lo cierto es que ha existido una postergación a lo largo de los años”, explicó el director. Así, este año decidieron hacer una apuesta que implica un cambio radical.

“No sólo es ponernos a prueba a nosotros mismos, sino también a nuestro público, y ver qué sucede cuando este año la CN se transforme en una plataforma de autores uruguayos, trabajando con la misma metodología y seleccionando desde aquí a los autores, además de convocar a los directores -ya que en algunos casos serán autores que dirigirán sus propias obras y en otros no-”, dijo Ferreira. “La idea es concentrar y que realmente sea una dramaturgia nacional lo que nutra este año la programación de la Comedia. Aún lo estamos elaborando, algunas cosas ya están definidas y otras por cerrarse, porque siempre lo complejo es que se debe incluir a todo el elenco en la franja de estrenos. No siempre es fácil encontrar obras que permitan que eso ocurra”, reconoció, y prefirió no adelantar los nombres, ya que faltan algunas confirmaciones. En la mencionada entrevista con la diaria, el nuevo director de la CN adelantó que estaba planteado incluir autores de distintos perfiles; ahora lo ratificó y señaló que la idea principal es ofrecer un amplio panorama. “Lo interesante es ver qué ocurre con nuestro público a partir de estos montajes, en los que la CN expone de qué están hablando nuestros autores y qué temáticas están abordando”, comentó, y añadió que quizá se retomen también obras de dramaturgos hoy fallecidos “que fueron representadas muchos años atrás, porque les encontramos mucha vigencia”.

Dos por tres

Mañana se estrenarán dos obras como adelanto de esta nueva temporada, surgidas en el proyecto de investigación interna “Entre nosotros”. En el teatro Solís se presentará Maratón Liscano (con entrada libre sólo el día de su estreno), una obra de una hora y 20 minutos de duración, en la que se adaptarán seis textos de Carlos Liscano, interpretados y dirigidos por distintos integrantes del elenco estable: Cambio de estilo (actúa Leandro Núñez y dirige Juan Antonio Saraví), Problemas de la Sra. Macbeth (interpreta Jimena Pérez, con la dirección de Florencia Zabaleta), La subvención (con Roxana Blanco y la dirección Andrés Papaleo), La irreverencia (con la actuación de Luis Martínez y Natalia Chiarelli, y Gabriel Germano en dirección), Un ciudadano que trabaja y cumple con su deber (interpretada por Fabricio Galbiati y dirigida por Fernando Vannet) y Retrato de pareja (con Fernando Dianesi como intérprete y Lucía Sommer como directora).

El segundo estreno, escrito y dirigido por Diego Arbelo, será Mar de fondo, un acting macho, en la sala Verdi. Según explicó a la diaria su propio autor, la obra es un “tartamudeo de creación”, “un boliche de la mente en donde un personaje se pierde hasta que comienza a actuar”, y Arbelo comentó que eso puede verse como una forma de salvación, aunque la pregunta sería de qué o de quién debe salvarse. “Tal vez sólo sea un paso más, en donde la idea deriva hasta materializarse. La idea deja de vacilar para convertirse en acción”, evaluó.

Según el autor, el mar de fondo “es un estado del mar que disimula una contradicción. Puede predecir la llegada de una tempestad o ser la consecuencia del paso de una de ellas. Llega a la costa en forma de ola con implacable prolijidad, equidistancia y frecuencia, poniendo turbias las aguas, cambiando el sentido de las corrientes submarinas, avanzando en toda dirección, removiendo, mezclando y, por sobre todo, renovando las aguas. Y semejante revolución ocurre sin que la superficie se altere”. El espectáculo se concretó a partir de un proceso de improvisación y creación, gracias al aporte de los dos protagonistas de la obra, Lucio Hernández y Pablo Varrailhón.

Por otra parte, mañana vuelve a la sala Zavala Muniz Las maravillosas, de Antonio Taco Larreta, dirigida por Mario Ferreira. Larreta creó esta pieza para el elenco oficial en 1998, en la que recorre la historia uruguaya de los últimos dos siglos por medio de destacados personajes femeninos, mujeres que fueron maravillosas por su heroísmo, su temple y el coraje con el que se enfrentaron a situaciones complejas. “Irresistibles, avasallantes, implacables, maravillosas por el instinto y el ingenio con que se aprovecharon del rol que históricamente les habían asignado”, anunciaba el dossier de la obra, en el que se incluyeron textos del propio Larreta junto con otros de WH Hudson, Eduardo Acevedo Díaz -el memorable “El combate de la tapera”-, Horacio Quiroga, Delmira Agustini, Juana de Ibarbourou, Idea Vilariño y varios escritores más.

Etiquetas