Ir al contenido

Internacional | Lunes 14 • Marzo • 2016

Manifestación en rechazo a la candidatura de Keiko Fujimori, el viernes, en el centro histórico de Lima (Perú).Foto: Cris Bouroncle, Afp

Bajas en la campaña

El oficialismo peruano retiró su candidatura a la presidencia.

El proceso electoral en Perú, del que ya fueron excluidos dos candidatos, sufrió otra baja con la decisión del gobernante Partido Nacional de retirar su fórmula de la competencia. La favorita para las elecciones del 10 de abril sigue siendo Keiko Fujimori, la candidata de Fuerza Popular. Sin embargo, también genera un fuerte rechazo de parte de miles de peruanos, que se movilizaron el viernes contra su candidatura.

Cerca de 3.000 personas -en su mayoría jóvenes, según los medios peruanos- salieron a las calles el viernes para protestar contra la candidatura de Fujimori a la presidencia. Los manifestantes marcharon desde la plaza San Martín, en el centro de Lima, hasta la sede del Jurado Nacional Electoral (JNE). Allí acusaron a Keiko de ser la heredera de su padre, el ex presidente Alberto Fujimori, que cumple una condena por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

Los manifestantes exigieron la exclusión de la candidatura de Fujimori, a la que acusan de haber violado la ley electoral al entregar dinero y regalos durante su campaña -acciones prohibidas por la ley electoral peruana-. Además, acusaron al JNE de no aplicar las mismas reglas para todos los candidatos, en alusión a la expulsión de Acuña, unos días atrás, por hechos similares.

Tito Bracamonte, de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos de Perú, dijo a la agencia Efe que la candidatura de Fujimori representa “volver a la dictadura, al período en que las personas eran muertas y desaparecidas a manos del Estado”. Los manifestantes recordaron las esterilizaciones forzadas y las matanzas de Barrios Altos y de la Cantuta con consignas como “¡Cantuta no olvida!” y “¡Somos las hijas de las campesinas que no pudiste esterilizar!”.

Un día antes, más de 500 personas protestaron en un acto de campaña que Fujimori realizó en Cusco y que tuvo que ser suspendido por enfrentamientos entre grupos de simpatizantes y opositores, que tiraban piedras y huevos hacia el escenario, informó el diario peruano La República. Fujimori dijo a Radio Programas del Perú que “no va a parar ni suspender un evento” por “pequeños grupetes intolerantes que no coinciden” con su propuesta.

A esto se sumó la impugnación contra la candidatura del compañero de Fujimori a la vicepresidencia, Vladimiro Huaroc, presentada el jueves ante el JNE por el ciudadano Raúl Enrique Barreto, que lo acusa de entregar alimentos en plena campaña a un grupo de damnificados por inundaciones.

Sin embargo, la candidata de Fuerza Popular se mantiene en el primer lugar en la intención de voto, con 32%, según una encuesta de la empresa Ipsos, publicada ayer por el diario El Comercio. La sigue Pedro Pablo Kuczynski, del partido Peruanos Por el Kambio, con 14%, y empatados con 9% de apoyo aparecen los candidatos de Acción Popular, Alfredo Barnechea, y del izquierdista Frente Amplio, Verónika Mendoza.

En tanto, el gobernante Partido Nacionalista retiró la candidatura a la presidencia de Daniel Urresti alegando que las condiciones del proceso electoral “no son positivas para continuar” y que “el suelo no está parejo para todos los candidatos”. Urresti, que en los últimos sondeos aparecía con 2% de respaldo, no estuvo de acuerdo con la decisión y se quejó de que su propio partido lo trató como a una “marioneta”. Por otra parte, los candidatos que fueron excluidos de la contienda -César Acuña y Julio Guzmán- presentaron recursos extraordinarios para que el Jurado Nacional Electoral les permita volver a la competencia.

Etiquetas