Ir al contenido

Nacional | Jueves 03 • Marzo • 2016

Técnicamente

10.000 personas en listas de espera para comenzar cursos en UTU, 1.600 de ellas para educación básica.

Las clases en UTU comenzaron el martes para Ciclo Básico Tecnológico, Formación Profesional Básica, Centros Educativos Comunitarios y Proyecto Rumbo, mientras que mañana se iniciarán los cursos de Educación Media Tecnológica, Educación Media Profesional y las ofertas de educación terciaria. Según informó ayer El Observador, el consejero de UTU Miguel Venturiello señaló que los cursos comienzan con 96% de las horas asignadas, pero también planteó que hay cerca de 1.600 jóvenes en lista de espera para cursar en la institución.

El presidente del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Wilson Netto, dijo ayer, en una entrevista para Telebuendía, que los 1.600 jóvenes en espera corresponden sólo a quienes quieren realizar cursos de educación básica, y que si se considera el resto de la oferta de la institución, esa cifra asciende a 10.000 personas. Añadió que las autoridades de la educación están buscando fórmulas para poder incluir a la mayor cantidad de estudiantes posible en los cursos de este año. Agregó que, por la especificidad de los cursos que ofrece UTU, muchas veces existe “un problema de escala país”; por ejemplo, sólo para el curso de técnico prevencionista hay 1.400 personas en espera y la cantidad de docentes capacitados para dictar clases no es muy grande. Además, habló del crecimiento de matrícula de la institución, que este año recibirá al estudiante número 100.000 y que pasó de tener 8% de la matrícula de educación básica en 2005 a 20% en la actualidad, proporción que en educación media llega a un tercio del total.

Consultado por la diaria, el presidente de la Asociación de Funcionarios de UTU, Daniel Devitta, dijo que desde el gremio tienen “preocupación” por “la gran cantidad de muchachos en lista de espera” y consideró que se trata de un tema presupuestal. Según dijo, esta situación demuestra que es necesario dotar de más recursos a todo el sistema público en ANEP y la Universidad de la República, y no sólo a la UTU.


Etiquetas