Ir al contenido

Nacional | Jueves 03 • Marzo • 2016

Luis Lacalle Pou, ayer, en la Torre de las Telecomunicaciones. Foto: Mauricio Kühne

Vocación de gobierno

Lacalle Pou propuso 22 medidas para 2016: bajar combustibles y tributos al agro, y la remoción de Bonomi.

El senador del Partido Nacional (PN) y líder de Todos hacia Adelante, Luis Lacalle Pou, presentó ayer 22 medidas de gobierno para ser ejecutadas durante 2016 en distintas áreas. El ex candidato a la presidencia por el PN dijo que después de diez años de bonanza económica hay “algunas nubes en el horizonte”, y se refirió varias veces al mensaje del presidente Tabaré Vázquez con motivo de su primer año de gobierno. “El presidente habló lo suficiente sobre el pasado y nosotros somos mañana, somos futuro”, expresó. Luego criticó las “malas decisiones” que conformaron el diagnóstico de la situación actual, poniendo como ejemplo los casos de Pluna, ANCAP y “otros ámbitos” en los que los resultados “no fueron los esperados”, como en la salud, la educación y la seguridad.

El senador blanco expresó que el PN no existe “para destruir”, que tiene “una vocación de construcción” y piensa y sugiere “con vocación de gobierno”. “No nos alcanza con el rol de contralor. Le queremos hablar al presidente y a su gobierno”. Para el líder de Todos hacia Adelante, “éste es un año bisagra” y hay que “tomar decisiones importantes”, ya que si no se adoptan “en estos meses, muchos uruguayos van a padecer las consecuencias”. Antes de proponer sus medidas, dijo que no tienen “freno ideológico” y las calificó de “justas” y adecuadas “al pensamiento general de los uruguayos y del gobierno”. “El doctor Vázquez comprometió certezas. Es ahora el momento en el que no hay más viento de cola y hay que mostrar la capacidad de que se puede gobernar bien”, expresó. En materia económica, Lacalle Pou expuso que se llegó a un déficit fiscal de 3,5% del Producto Interno Bruto y que se puede prever que se va a superar esa cifra, y señaló que el Presupuesto fue elaborado en base a un crecimiento de la economía de 2,5% en 2016, pero los pronósticos indican que no se llegará a ese porcentaje e incluso hay quienes “hablan de la cercanía de la recesión”. Para el senador, si el déficit fiscal no mejora en, por lo menos, medio punto, “el gobierno se va a ver obligado a aplicar políticas de ajuste pronunciado”. Para cambiar este panorama, Lacalle Pou propuso fijar metas de alcance semestral para el sector público, que se ejecuten y evalúen con la mayor transparencia posible; instalar una regla fiscal antes de fin de año, para “tenerla, coordinarla y aplicarla, y así poder tener políticas anticíclicas”; dejar de usar las tarifas públicas como fuente de financiamiento del gobierno; y bajar “urgentemente” el precio de los combustibles entre 8% y 10%, poniéndolo a tono con el precio internacional del petróleo.

En materia de empleo, el senador propuso buscar maneras específicas de introducir “la dimensión de la productividad en la negociación colectiva”; tratamiento tributario diferencial para las pequeñas unidades productivas y pequeños comercios, especialmente del interior del país; establecer una política específica “de frontera” y cumplir con el compromiso asumido por Vázquez de que 100% de los trámites públicos puedan iniciarse y terminarse de manera digital.

“Salvo en el discurso del presidente, para todo Uruguay ANCAP es un tema importante”, expresó, nuevamente en referencia al mensaje de Vázquez del 1º de marzo. Lacalle Pou propuso que el ente se concentre en los hidrocarburos y deje de lado negocios como el del pórtland, y dijo que “el presidente tiene la preciosa oportunidad de convocar a un grupo multipartidario para lograr un gran acuerdo político en torno al futuro de ANCAP”. También planteó la creación, dentro del Ministerio de Economía y Finanzas, de una oficina que represente el accionista del conjunto de las empresas públicas, exigiendo resultados por inversiones y fijando políticas de financiamiento con niveles mínimos de rentabilidad, y planteó que salvo que Argentina decida participar en el emprendimiento como socio, y no sólo como cliente, la construcción de la regasificadora se frene.

Con respecto al sector productivo, propuso eliminar las trabas que afectan la exportación de ganado en pie; reorientar la política fiscal quitando “impuestos ciegos sobre la tierra”; y elevar los topes de la devolución del IVA al gasoil para la mayoría de los productores vinculados con el agro. En materia de política internacional, propuso que Uruguay consiga antes de julio que el Mercosur formalice su propuesta a la Unión Europea, y abrir un diálogo con los países del Asociación Europea de Libre Cambio. Para la educación planteó que la elección de horas en secundaria se extienda por un año más, y para mitigar la “crisis en magisterio” propuso establecer un plan de becas, “pagarles a los estudiantes que demuestren asistencia y superación en las calificaciones, y, a cambio, que tengan que dar clases por determinado número de años”.

Finalmente, al referirse a la seguridad ciudadana dijo que el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, “lleva seis años de fracasos” y “ha perdido el crédito de la sociedad”. “Ha fallado con creces en todos los compromisos que ha asumido. No somos de pedir renuncias, pero le diría al presidente que remueva inmediatamente al señor Bonomi”, sentenció.

Etiquetas