Ir al contenido

Humor | Miércoles 20 • Abril • 2016

EL FARO del Final del Mundo

Dilma Rousseff fustiga a “la derecha fascista, los evangelistas, la oligarquía paulista, en fin, todos mis aliados”

En el oficialismo creen que es posible mantener algunos cargos de gobierno negociando con “traidores” a cambio de concesiones en “nuestro proyecto de izquierda”

Luego de que la Cámara de Diputados de Brasil aprobó la realización de un juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, las redes sociales se inundaron de videos en los que varios legisladores justificaron su apoyo a la medida invocando a Dios, los valores familiares, la lucha contra la homosexualidad, y elogiando a figuras de militares golpistas de la década del 60 y hasta a un torturador de la mandataria. Un internauta que compartió 340 de estos videos en su biografía de Facebook escribió: “Estos videos me generan sensaciones de todo tipo. Algunos me dan rabia, asco y tristeza. Otros no los entiendo porque no hablo portugués. Gente, ¿alguien podría linkearme alguna versión subtitulada?”. Otra de las cosas que circularon abundantemente fueron las declaraciones de Rousseff luego de conocida la decisión. “Es un día triste no sólo para mí, sino también para la democracia de nuestro país. Y yo responsabilizo a la derecha reaccionaria, los evangelistas, la oligarquía paulista, en fin, todos mis aliados”, aseguró en una entrevista otorgada a varios medios de prensa. Con respecto a los partidos evangelistas que habían apoyado al Partido de los Trabajadores (PT), el ex presidente Lula da Silva reconoció que aliarse con ellos fue “una maniobra peligrosa”, aunque la defendió: “Creí que con ayuda de Dios no se iban a dar vuelta”. Mientras tanto, desde la oposición ya no disimulan las conversaciones que entablan algunos miembros del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, como Michel Temer y Eduardo Cunha, para ocupar los principales cargos de gobierno en caso de que Rousseff sea derrocada. Una fuente del PT aseguró, de todas maneras, que la situación “no nos preocupa demasiado, ya que es más que viable mantener la presencia en el nuevo gobierno negociando con estos traidores, que ya nos dijeron que lo único que nos van a pedir a cambio son algunas concesiones en nuestro proyecto de izquierda”.