Ir al contenido

Nacional | Jueves 21 • Abril • 2016

Ciudad de Dolores, Soriano, el sábado 16 de abril de 2016. / Foto: Santiago Mazzarovich

Primeros auxilios

Consejo de Ministros definirá el sábado recursos para atender consecuencias del tornado e inundaciones.

Volvería

Vázquez estuvo ayer en San Ramón para conocer cómo se están aplicando las medidas preventivas que el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) transmitió en todo el territorio nacional, ante lo que podría ser, dijo, “la llegada de una crecida del río Santa Lucía muy importante en los próximos días”. Ante la consulta sobre cuándo se distribuirán los fondos para la reconstrucción de viviendas o locales, el presidente puso como ejemplo la situación en el departamento canario: “No sería lógico que se empezara a reconstruir lo que mañana va a estar de nuevo bajo agua”. En tanto, anunció que ya firmó la compra de 5.000 chapas con destino a la ciudad de Dolores. Según los datos del Sinae, ayer se mantenían 36 cortes de ruta en todo el país, y los departamentos más afectados por las inundaciones eran Durazno (con 1.865 autoevacuados y 314 evacuados), Colonia (donde había 1.500 autoevacuados y 192 evacuados), Treinta y Tres (1.031 autoevacuados y 490 evacuados), Paysandú (1.260 autoevacuados y 151 evacuados) y San José (con 800 autoevacuados y 450 evacuados).

El Poder Ejecutivo comienza a analizar los daños en Dolores, la ciudad del departamento de Soriano que sufrió la destrucción de unas 1.000 viviendas y locales por el tornado que la golpeó el viernes 15 de tarde. A la vez, las lluvias pararon ayer pero amenazan con continuar; hay alerta naranja para los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú, Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres. Por otro lado, el número de personas desplazadas de sus hogares disminuyó pero no mucho: actualmente hay 9.980 en todo el país.

Ayer el presidente Tabaré Vázquez recorrió la localidad de San Ramón, en Canelones, afectada por las inundaciones, y anunció que el sábado se reunirá el Consejo de Ministros para fijar “prioridades” y determinar los fondos que atenderán a “las necesidades más urgentes de la población”. En términos generales, marcó como prioridades la vivienda, la salud, la educación y la seguridad ciudadana, y planteó que una vez que el Poder Ejecutivo cuente con toda la información se analizará “la prioridad que tendrá la producción”.

Vázquez no quiso dar a conocer estimaciones sobre los montos necesarios para superar la situación, en principio porque se está recabando “mucha información” que se pondrá a punto el sábado en el gabinete ministerial. Pero afirmó que seguramente se tendrán que “replantear muchas cosas”, por ejemplo, la inversión en infraestructura: “hay rutas muy importante que estaban bien y hoy están destruidas”, señaló. Consideró muy posible que haya redistribución de recursos, pero aseguró que, de todas formas, hay gastos “que no se tocan, como el destinado al Sistema Nacional de Cuidados, a reparar o reponer viviendas, a atender aspectos sanitarios de la población, a la alimentación y a la seguridad”.

Todas las opciones

El presidente aprovechó su recorrida para asegurar que “no es cierto que no haya fondos previstos” para atender la emergencia. Hacía alusión a diversos reclamos de la oposición, que respondió a las declaraciones del ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, que en El Observador TV había dicho que en su ministerio “nunca nos propusimos reservar fondos para una emergencia”, aunque antes había afirmado que a nivel nacional “tendrán previsto [destinar] recursos excepcionales, y el país seguramente va a acudir a ellos”.

Vázquez no explicó de dónde saldrán los fondos, y reiteró que todo eso se definirá en la reunión del sábado. Ayer, el senador colorado Pedro Bordaberry presentó un proyecto de ley que prevé la creación de dos fideicomisos: uno para la reconstrucción de Dolores y otro para la reconstrucción vial de los departamentos afectados por las inundaciones que se registraron este mes. Para ambos propone que el Ejecutivo se endeude por un total de 150 millones de dólares. El primer fideicomiso estaría destinado a atender a las personas físicas o jurídicas afectadas por el tornado que arrasó con gran parte de la ciudad; el segundo, a financiar proyectos del Poder Ejecutivo y de los gobiernos departamentales para obras de infraestructura vial.

La bancada de legisladores de Alianza Nacional (Partido Nacional) emitió una declaración solicitando que se aplique la ley 15.903, de 1987, que prevé en su artículo 494 que el gobierno puede destinar, ante acontecimientos graves o imprevistos, hasta 1% del Presupuesto nacional, o la actual Ley de Presupuesto (19.355), que prevé 3.209 millones de pesos para “acontecimientos graves o imprevistos”. Por otra parte, el diputado Jorge Gandini, también de Alianza, propuso que el Poder Ejecutivo prorrogue, por 90 días, los tributos que vencen en abril a los contribuyentes de las zonas afectadas por el tornado o las inundaciones.

Etiquetas


Seguí leyendo sobre esto: