Ir al contenido

Nacional | Miércoles 06 • Abril • 2016

Todo tiene un porqué

Los lineamientos salariales y la inversión pública son los principales fundamentos del paro del PIT-CNT.

Será el tercero en 403 días de gobierno, o prácticamente el cuarto, si se tiene en cuenta un paro de 18 gremios que tuvo lugar el 23 de abril del año pasado, y que contó con el respaldo del PIT-CNT, aunque no lo organizó. La central sindical impulsa nuevamente una suspensión de las actividades laborales hoy, de 9.00 a 13.00, y realizará un acto para promover sus reivindicaciones, que en principio estaba previsto para llevarse a cabo en 18 de Julio y Andes, pero por cuestiones meteorológicas se realizará en el Palacio Peñarol. “Esperamos llenarlo”, dijo el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira. El único orador de esta mañana será Gabriel Chifle Molina.

Las consignas de hoy serán similares a las del único paro general del año pasado, que tuvo lugar el 6 de agosto; eso se debe, básicamente, a que no se han registrado cambios significativos respecto de estos temas; en algunos aspectos, incluso, las diferencias entre el movimiento sindical y el gobierno se han agudizado. En un contexto de suba de precios que en los últimos 12 meses ha superado el 10%, el presidente Tabaré Vázquez ratificó, en diálogo con las principales autoridades de la central, el 14 de marzo, que no cambiará los lineamientos salariales en el sector privado, cuyo principal elemento innovador es prolongar la frecuencia de los correctivos por la inflación a 24 meses.

Si bien la plataforma del paro es “Por más trabajo y más salario, más y mejor inversión pública y en defensa de la negociación colectiva”, Óscar López, integrante del Secretariado Ejecutivo de la central, considera que “el tema central [del paro] es el salario”. Dijo que si se mantiene la pauta “varios trabajadores van a salir perdiendo”, debido a que los crecimientos salariales previstos son inferiores a la inflación. “El congelamiento salarial no es la herramienta para frenar los procesos inflacionarios”, agregó el secretario general del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos, Daniel Diverio.

El reclamo del PIT-CNT, en cambio, es que el salario real de los trabajadores suba acompasadamente con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, que en 2015 creció 1%, un punto y medio menos de lo esperado por el gobierno. Este elemento, según López, está relacionado con el otro punto principal de discrepancia entre el gobierno y la central: “El menor crecimiento se debió a una menor inversión pública; los presupuestos de las empresas públicas bajaron 60%”, estimó el dirigente sindical, que integra la Mesa Sindical Coordinadora de Entes.

Pereira, en cambio, destaca como el elemento principal a la situación regional. “La situación económica de la región es incluso más grave que la crisis que se esperaba. No podemos pensar que si nuestros vecinos caen cuatro puntos a nosotros no nos va a pasar nada”, sostuvo.

Durante el año pasado, los anuncio de moderación de las empresas públicas vinieron acompañados de un plan del llamado Programa de Inversiones 2015-2019, que en los papeles implicaría 8.300 millones de dólares de inversión pública y casi 4.000 millones en manos de privados. “Hasta ahora no le vimos las patas a la sota”, se quejó Diverio, que si bien saludó la iniciativa, se preguntó “cuándo se va a empezar a instrumentar”. La respuesta a alguna de estas interrogantes estuvo en la reunión que Vázquez mantuvo con las autoridades del PIT-CNT el 14 de marzo. Pereira explicó que durante ese encuentro se les dijo que a partir de este año iba a haber “importantes inversiones” en carreteras y en la construcción de viviendas.

Si bien hay diversos diagnósticos sobre el magro crecimiento económico del país, las visiones acerca de cómo afrontar el momento económico son compartidas por los sindicalistas. “Hay que trabajar más en el mercado interno. La mayoría de los trabajadores se desempeñan para este”, argumentó Diverio.

Entre el PIT-CNT y la fuerza política de gobierno, sin embargo, persisten los entendimientos en algunos temas. Ayer la coordinación de bancada de diputados del Frente Amplio aprobó una minuta al Poder Ejecutivo para reglamentar el convenio 158 de la Organización Internacional del Trabajo, que prohíbe los despidos sin causa justificada. “Hoy se dio un enorme paso en defensa del derecho al trabajo y la igualdad”, escribió en Facebook el diputado comunista Óscar Andrade.

No todos por igual

Si bien el paro es general parcial, algunos sindicatos no detendrán sus actividades; tal es el caso de enseñanza pública de primaria. La secretaria general de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM), Elbia Pereira, explicó que los sindicatos de maestros no pueden adherirse a los paros parciales porque no tienen “condiciones” para hacerlo. “Si se hace un paro es a nivel general”, evaluó la sindicalista, quien explicó que, de lo contrario, los niños que están en clase quedarían cuatro horas sin atención. No obstante, la FUM se adhirió al paro e invitó a participar en las movilizaciones. El gremio que sí parará (y por 24 horas) es la Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Montevideo (ADEOM), debido a la votación del Presupuesto departamental en la Junta Departamental de Montevideo. Desde el sindicato capitalino informaron que no habrá guardia gremial.

Etiquetas